Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Domingo sangriento en Bromberg

En 1940, en Berlín, se publicó el "Dokumente Polnischer Grausamkeiten" (Documentos sobre Crueldad Polaca), libro que en el transcurso de la guerra y luego de ella, desaparecería, excepto por algunas copias que lograron encontrarse.  Pero antes de la puesta en librerías de ese libro, en la edición del 8 de Setiembre de 1939, el periódico "Völkischer Beobachter" daba la noticia sobre el asesinato de cientos, hasta miles de alemanes en la localidad de Bromberg, en Polonia.

La Blitzkrieg no incluía a Bromberg

El día domingo 3 de Setiembre de 1939, mientras se iniciaba la Blitzkrieg contra Polonia, en Bromberg, ciudad a orillas del río Brahe, grupos de civiles armados apoyados por militares polacos empezaron a recorrer la población desde muy temprano en la mañana.  Ya se sabía del avance de las tropas alemanas, las cuales se encontraban cerca de esa ciudad, pero al no constituir objetivo militar, por tanto, no estaba en los planes del Alto Mando alemán la incursión por esos vecindarios.

Después de la guerra Bromberg  se llamó Bydgoszez

Bromberg rebautizada Bydgoszez después de la guerra.

El poder de la propaganda

La gente había sido convencida por la campaña propagandística polaca que desde muchos años antes abonó el odio ancestral.   Estaban seguros, que los soldados alemanes entrarían en Polonia para saquear y asesinar, hombres mujeres y niños, como si fueran animales.   Los vecinos de la ciudad, apoyados por militares, decidieron adelantarse a los que sucedería, tomando acciones punitivas contra los odiados alemanes o "Hitlers" como les llamaban.

Comienza la masacre

Las turbas comenzaron a buscar, casa por casa, a todos los residentes alemanes conminándoles primero a entregar las armas y luego pasaron a asesinarlos, después de darles una golpiza.  No hubo compasión ni con mujeres, ni ancianos ni niños pequeños, mucho menos con hombres jóvenes y adultos.

El número no amedrentó a los atacantes

Los acosados alemanes sólo esperaban que las tropas alemanas llegaran pronto, pero eso era imposible, no estaba en los planes de la Wermarcht la incursión por esos lados del río Brahe.  Muchos, que ya sabían lo que acontecería, no habían salido de sus casas durante una semana, pero al llegar ese Domingo optaron por reunirse en otros lugares, donde, pensaban, el número sería suficiente para protegerlos de los piquetes de civiles y militares polacos.

No hubo forma de terminar ese somatén

Mujeres violadas y asesinadas en Bromberg

Ese día, los golpes, las violaciones y los asesinatos se multiplicaron en toda la ciudad, no valían súplicas y menos enfrentamientos para calmar a las turbas armadas que entraban a las casas, para sacar de los cobertizos a golpe de culata, a cuanto alemán supieran que se encontraban en los alrededores.  Lo primero que les preguntaban era "¿Dónde están las armas?", pero como no las había, igual los asesinaban a palos, culatazos o puñaladas y tiros de gracia.

Las mujeres eran violadas y luego asesinadas.  Los grupos de cadáveres se comenzaron a amontonar en las calles, los civiles armados y los militares, eran acusadores, jueces y verdugos en esa orgía de sangre.  No había forma de terminar ese somatén.  Los cadáveres mutilados, algunos sin cabeza, sin brazos, piernas o dedos fueron lanzados a fosas abiertas para enterrarlos.

Llegaron las tropas alemanas.

El 4º Ejército de von Kluge avanzaba según los planes del Alto Mando Alemán formando dos puntas de lanza en forma de tenaza a pocos kilómetros de Bromberg dirigiéndose al Vístula.  La zona estaba defendida por el polaco Ejército de Pomerania.  Capturar Bromberg no tenía sentido por carecer de valor táctico o estratégico, pero cuando finalmente al día siguiente, entraron en la ciudad unidades de la 50ª División de Infantería y de la Brigada Netza, que marchaba detrás de las fuerzas acorazadas para consolidar los territorios ocupados, lo que encontraron fue indescriptible.

Eugen Jaensch (inválido)

Apenas llegadas las tropas alemanas comenzaron a descubrir los cuerpos mutilados en número cada vez mayor.  Los soldados que desde el 01 de setiembre habían iniciado la ocupación de Polonia, apenas habían podido ver algún muerto en las escaramuzas con el ejército polaco, pero en Bromberg se encontraron lo que en los meses y años venideros sería espectáculo cotidiano en todo Europa.

"Hubiera preferido seguir en el frente."

El Teniente Hans Fahrembach de una Unidad de la 50ª División de Infantería fue el primer oficial que enfrentó el macabro espectáculo de 18 cadáveres de hombres en Jaegerhof, cerca a la casa parroquial.  Los aldeanos habían sido apaleados con los brazos atados a la espalda y luego acribillados a balazos.  Se identificó al párroco Richard Kutzer, que recibió culatazos en al cara y un disparo en la espalda, junto con su padre y otros hombres y menores de edad que se habían refugiado en la casa.  En poco tiempo, el Teniente Fahrembach y el suboficial Fritz Klawunke de la Brigada Netze encontraron muchos otros grupos de cadáveres.  Fueron 63 en el Jagërhof, 18 a orillas del canal Bromberg, 12 en la calle Thorner, 40 en el lago de los jesuitas, un menor de 4 meses de edad virtualmente desmembrado por una granada de mano apareció dentro de una casa.  Klawunke manifestó: "Hubiera preferido seguir en el frente."

Investigadores revisan nuevos cadaveres encontrados en Bromberg

Investigadores revisan los cuerpos encontrados cerca al río Brahe.

Algunos sobrevivieron

En vista de la gran cantidad de detenidos que eran "interrogados" y luego asesinados por los civiles y militares polacos, unos pocos lograron esconderse.  Algunas mujeres lograron salvar sus vidas luego de ser violadas, como fue el caso de Vera Ganot que vio morir a su padre a culatazos en la cara y un disparo en la espalda.  Ella fue violada, pero no por los que asesinaron a su padre, sino por otro grupo que apareció después.

En la casa de gobierno de Bromberg encontraron 200 muertos que fueron acribillados, hombres mujeres y niños, incluyendo una mujer embarazada que fue asesinada con una bayoneta que le atravesó la espalda.  Los soldados en su búsqueda encontraron 39 muertos más en Hopfengarten.  Ese día solamente sumaron 1100 cadáveres.

La investigación policial

Niña de 14 años única sobreviviente en su familia.

Niña de 14 años única sobreviviente en su familia. Se salvó milagrosamente

Las fuerzas ocupantes debieron actuar como policías para esclarecer los hechos y capturar a los asesinos.  Se formaron cuerpos de investigación y un mes después de lo ocurrido, se habilitaron tribunales especiales para juzgar a los implicados en la masacre.

Los juicios

Se instalaron tribunales militares con juristas seleccionados de las tres armas de las Fuerzas Armadas Alemanas.  Bromberg se llenó de abogados y jueces.   Comenzaron a surgir los testigos, sobrevivientes y se iniciaron los juicios.   Los primeros polacos que aparecieron ante los tribunales de justicia fueron Teofil Prus, Adalbert Zielenkiewicz y Leo Papirski acusados de asesinar a 8 personas.  Fueron condenados a muerte y ejecutados el 14 de Octubre.  La serie de acusados y condenados por homicidio apenas empezaba.

En el diario Deutsche Rundschau, a partir de la tercera semana de Setiembre, se comenzaron a publicar las listas de los muertos en Bromberg que fueron asesinados entre los días 3 y 4, apenas dos días después de iniciada la ocupación de Polonia.

Sólo fue la primera masacre de la guerra

Esto era sólo el principio, los polacos pagarían con creces estos asesinatos, pues lo que ocurrió después en Polonia, hizo palidecer las imágenes de Bromberg


Bibliografía:

-Diario Deutsche Rundschau
-Das III Reich, 1974, John Jar Verlag, 2000 Hamburg 1, Burchardstr, 14.
-Comentarios de Franz Ruhster, cuyo padre tenía 18 años y salvó la vida escondido en un cobertizo hasta que llegaron las tropas alemanas.

LIBRO

-Dokumente Polnischer Grausamkeiten
(Documentos sobre Crueldad Polaca). Este libro estuvo prohibido en Alemania desde 1946, para no deteriorar las relaciones germano-polacas, pero fue liberado hace poco, para que la gente conozca más sobre la verdad de la Segunda Guerra Mundial.  Edición en alemán solamente.

Dokumente Polnischer Grausamkeiten

Para quienes dominan el idioma alemán (se les addvierte que contiene fotografías originales que pueden herir la sensibilidad de las personas) pueden leer el libro debidamente documentado por los investigadores:


Publicado: 3 marzo/2001 - Actualizado: 26 octubre/2016