Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bombas V sobre Londres

El 13 de junio de 1940 hacia la medianoche, después de una larga pausa, las baterías costeras alemanas en el Paso de Calais abrieron fuego sobre Folkestone en la costa británica.  Más de 1000 casas y edificios sufrieron daños causados por las granadas navales de gran calibre.  Ocho de ellas cayeron en Maidstone a 40 kilómetros de la costa inglesa.

V-1

"Vergeltungswaffe Einz" o "V1"

Dos horas después del ataque, la calma volvió y a duras penas la gente trató de conciliar el sueño.  Pero, pasadas las 4 de la mañana, un miembro del Cuerpo de Observadores de Dover informó la presencia de un "avión caza en llamas" aparentemente procedente de Boulogne.  Minutos más tarde observadores en las playas de Dymchurch informaron sobre un objeto volador "escupiendo llamas y sonando como un Ford Modelo-T remontando una colina".   Inmediatamente telefonearon al Centro del Cuerpo de Observación de Maidstone, anunciando la alerta: "Diver, Diver, Diver".

La clave secreta avisaba la llegada de la nueva arma secreta alemana que los británicos estaban esperando después de haber fotografiado extrañas construcciones y objetos con forma de cohetes en Peenemünde.  Por primera vez una de esas armas que parecían ser aviones no tripulados, eran lanzados desde rampas y se dirigían hacia el noroeste del condado de Kent.

Bombardeo de Londres

Destrucción dejada por la primera V1 en Londres

A las 4:15 de la mañana el primer "Vergeltungswaffe Einz" o simplemente "V1" dejaba de sonar y caía a tierra explotando sobre una granja en Swanscombe.  Minutos más tarde otra V1 explotaba en Cuckfiled, Sussex y poco después otra bomba voladora caía sobre el puente ferroviario sobre Grove Road en Benthnal Green.  Dos casas fueron destruidas y otras dañadas.  Seis personas resultaron muertas y 30 quedaron heridas.  A partir de ese momento los británicos llamaron a las bombas voladoras "Doodlebugs" (escarabajos).

El día 15 de ese mismo mes de junio, más de 200 otras V1 cayeron sobre Inglaterra en un lapso de 24 horas.  Al siguiente día el Ministro de Vivienda Herbert Morrison anunció en la Casa de los Comunes "los ataques incesantes por aviones no tripulados".

Los sitios de lanzamiento fueron identificados entre las localidades de Calais y Houpeville en Francia.  Esas dos lugares junto con Peenemünde, en la costa del Mar Báltico, fueron bombardeadas por la RAF el día 17.  El 18 de junio en las barracas de la Guardia en Wellington, una V1 cayó sobre la capilla matando 119 personas y 102 quedaron muy mal heridas.  Doce días después, el 30 de junio, otra V1 explotó en los Servicios Exteriores de la BBC en Bush House, Aldwych, matando a 46 personas y dejando a más de 200 heridas.  Una de las víctimas fue una mujer que por efectos de la fuerte explosión quedó totalmente desnuda y muerta en el acto.

El día 26, Cherburgo cayó en manos de los Aliados y el 15 de agosto todo el sur de Francia estaba prácticamente tomado por las fuerzas estadounidenses.   El 23 de agosto la BBC anunció la caída de París.  Los sitios de lanzamiento de las V1 que resultaron inmunes a los ataques aéreos fueron encontrados por los infantes Aliados.  Los mandos alemanes resolvieron lanzar las bombas V1 desde aviones Heinkel volando en el Mar del Norte, pero los resultados no fueron buenos debido a la imprecisión que resultó peor que cuando eran lanzados desde las rampas en tierra firme.  En agosto y setiembre el número de bombas V1 lanzadas disminuyó drásticamente.

El día 7 de setiembre, un nuevo tipo de artefacto explosivo cayó sobre Paris, matando a seis personas en el suburbio de Maisons Alfort. A las 6:43pm en Chiswick al oeste de Londres cayó otra similar que fue identificada como la V2.  La gente estaba preocupada porque nadie escuchó el ruido de sus motores ni fue visto mientras volaba.   Churchill ordenó silenciar la noticia hasta que decidió que lo mejor era anunciar por la radio que se trataba de una explosión debido a la ruptura de una tubería de gas.  En el Gabinete de Guerra sabían que la bomba era en realidad un cohete supersónico contra el cual no había forma de detección ni de defensa.  Recién el 10 de noviembre, Churchill anunció que Alemania estaba usando cohetes más veloces que el sonido contra Gran Bretaña y que por el momento no había forma de detenerlos.   No existía avión en el mundo que volará tan rápido como un cohete V2.

Los ataques sobre Gran Bretaña con los cohetes V2 continuaron a pesar que las ofensivas aliadas desde el este y el oeste se cerraban sobre Alemania.   Entre febrero y marzo de 1945 unos 100 cohetes V2 cayeron sobre el sureste de Londres.  El día 8 de marzo una V2 cayó sobre el Mercado Smithfield de la capital británica matando a 110 personas e hiriendo a otras 123.

A las 4:27PM del día 27 de marzo la última bomba V2 cayó sobre Londres.  Hizo impacto entre los jardines traseros entre Court Road y Kynaston Road en Orpington.  Un total de 56 residentes resultaron con heridas graves y leves.  La señora Ivy Millichamp de 34 años de edad, que vivía en el 88 de Kynastone Road murió durante la explosión.  Fue la última persona muerta en Inglaterra por un ataque aéreo, sin contar los heridos que fallecieron después, debido a múltiples heridas ocurridas en otros ataques ocurridos anteriormente.

A la mañana siguiente ocurrió el último ataque sobre Gran Bretaña.  Fue una bomba voladora V1 que cayó en Scadbury Hall en Chislehurst cuatro kilómetros de distancia del último ataque.  Ahora sabemos que fue la última, pero en aquel entonces la gente no lo sabía y temía que en cualquier momento del día o de la noche una nueva bomba caería quién sabe en que lugar.  El 26 de abril, Churchill dijo que aunque habían cesado los ataques no podía predecir que no se reanudarían, pero que para él, la Batalla de Inglaterra había terminado.

Recién el 2 de junio, fueron levantadas las contramedidas porque no habían posibilidades de un ataque con bombas voladoras V1 y la factibilidad de que los ataques con los cohetes V2 se reanudaran eran muy escasas.  Mientras los alemanes negociaban las condiciones de la rendición, que tenía que ser incondicional, los rusos capturaron Peenemünde, el centro de investigación de los cohetes y se aprestaban a transportar a Moscú todos los equipos y personal alemán capturado, mientras los aliados occidentales hacían lo mismo en los sitios de lanzamiento capturados por sus fuerzas.  Los hasta entonces aliados se aprestaban a equipar sus fuerzas con armas que estaban muy lejos de poder diseñar.


LIBRO

The day peace broke out: The VE-Day experience por mike Brown.


Radio

Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 28 febrero/2007