Incidente del Altmark

Cuando la Kriegsmarine planificó las operaciones contra los mercantes aliados una vez que la guerra fue declarada, designó al buque tanque Altmark, una nave de 141 metros y 7021 toneladas de registro bruto, construida por Blohm & Voss de Hamburgo en 1938, como barco de suministros para los buques de guerra que realizarían operaciones contra la flota mercante aliada en el Atlántico.

Altmark

El barco zarpó de Wilhelmshaven el 3 de agosto de 1939, al mando del capitán Heinrich Dau en dirección a los Estados Unidos.  Se reabasteció de combustible en Port Arthur, Texas y luego se dirigió a un lugar del Atlántico, cerca a las islas Azores.  En un lugar preestablecido en esa zona, el 28 de agosto se encontró con el acorazado de bolsillo, Graf Spee, para reabastecerlo de combustible.

El Altmark no se encontraba armado pues su misión era sólo de actuar como buque de apoyo para el Graf Spee, función que cumplió hasta que el acorazado de bolsillo terminó sus operaciones en Montevideo al ser hundido por su propia tripulación.

En esos momentos, el Altmark se encontraba sirviendo como prisión flotante de unos 300 marinos mercantes capturados.  Los británicos estaban ansiosos de capturarlo, pero el barco alemán se ocultó con mucho éxito, durante dos meses más, en aguas del Atlántico sur.   Pasado un tiempo y corriendo el riesgo al asumir que la búsqueda había terminado, el capitán Dau decidió regresar a Alemania.  El tiempo lo favoreció y no fue sino hasta el 14 de febrero que informantes lo vieron en aguas territoriales noruegas. 

El 16 de febrero de 1940, una flotilla de destructores bajo el mando del capitán Phillip Vian, a bordo del HMS Cossack, lo interceptó en Jössing Fjord, pero no intentó el abordaje, esperando las instrucciones del Almirantazgo.  Cuando Vian recibió sus órdenes de Londres, envió dos destructores con la consigna de que debía ser detenido y abordado para inspeccionarlo.  Dos cañoneros noruegos se encontraron con la pequeña fuerza de Vian y le comunicaron que el Altmark estaba desarmado, que había sido visitado y que tenía permiso de continuar a Alemania, navegando por las aguas territoriales noruegas.  Los británicos se retiraron a prudencial distancia en espera de posteriores instrucciones.

Desde Londres, Churchill giró órdenes a Vian de abordar el Altmark, de ser necesario usando la fuerza en defensa propia.  Mientras las autoridades noruegas continuaban protestando, el Altmark se mantuvo acosado por los destructores y dicen los británicos que "hizo un movimiento beligerante, tratando de embestir al Cossack, el cual evadió la maniobra".   Seguidamente, los británicos abordaron al Altmark.  Dicen también los británicos que "después de una reñida lucha a puñetazos, la tripulación alemana se rindió".  Luego liberaron a los prisioneros que se hallaban en las bodegas, y alegan que el barco iba armado con dos cañones antiaéreos y cuatro ametralladoras, que no utilizaron.

Pese a que los británicos dejaron que el Altmark prosiguiera su travesía, para evitar mayores problemas diplomáticos, el acto británico fue una violación a la neutralidad de Noruega, pese a que la posición de los marinos noruegos no era de ningún modo clara y se parcializó con los británicos.  En realidad, el Altmark no había sido registrado por la marina noruega, alegando inmunidad por razón de su bandera de servicio especial, que lo hacía barco auxiliar.  Los británicos alegaron que no estaban en "tránsito inocente", porque regresaba de operaciones de guerra y llevaba prisioneros a bordo y que era responsabilidad y obligación de Noruega el hacer cumplir sus propios derechos de neutralidad.   Sin embargo, Noruega se encontraba en la desafortunada posición de no atreverse a hacer valer sus derechos contra sus dos poderosos vecinos beligerantes.

Después del incidente, Noruega elevó enérgica protesta ante la Gran Bretaña con motivo del caso del Altmark, esperando, sin duda, evitar la retaliación alemana.

El Altmark regresó a Alemania y fue rebautizado Uckermark, asignado como buque de abastecimientos de los cruceros Gneisenau y Scharnhorst y del mercante armado Michael, al mando del Kapt. von Zatorski. 

El 30 de noviembre de 1942, se encontraba acoderado en un muelle de Yokohama haciendo reparaciones, después de dejar un cargamento de 5000 tn de gasolina, cuando una violenta explosión accidental lo hundió.  A su lado se encontraba el mercante armado Thor que fue alcanzado por el fuego y también el mercante Nankin apresado por el Thor en Australia.  Esas dos naves se hundieron y el Uckertmark quedó inservible y fue desguazado.  53 tripulantes  perecieron en el accidente.

Los tripulantes supervivientes fueron embarcados en el Doggerbank con el propósito de desembarcarlos en Francia, pero el 3 de marzo de 1943, cerca de la costa, fueron atacados por error por el submarino U-43.  Sólo se salvó uno de los 365 tripulantes y pasajeros a bordo de la nave.

La documentación alemana sobre el Altmark se encuentra archivada como:
PG-47498, Microfilmpublikation T-1022, roll 2782: "Aktenstucke des norwegischen Admiralstabes uber den "Altmark"-fall. Pag. 477-527.


Bibliografía

LIBRO: 'The Navy's here!': The Altmark Affair. por Will & Robert Jackson. Frischauer
Radio

Ver detalles en Amazon


Publicado: 23 enero/2004






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido