Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La Grabadora de Alambre

El grabador de alambre fue el primer tipo de grabador de sonido comercial y actualmente es un aparato desconocido para la mayoría de las personas.

Antes de comenzar la guerra y en general para los Aliados, durante todo el conflicto, se usaron grabadores de alambre o se hacían grabaciones en pasta o Shellac.  Obviamente la posibilidad de regrabar el alambre, hacía que este tipo de máquina fuese un dispositivo indispensable. Inicialmente, la grabadora se utilizó para registrar el alfabeto Morse, pues los equipos eran capaces de reproducir estados de "magnetismo" y "no-magnetismo" únicamente, luego fue posible grabar sonido.

Grabador de alambre 1939

Grabadora de alambre estadounidense

Grabador de alambre estadounidense

La idea de grabar sonido en alambre se le ocurrió por primera vez a Oberlin Smith en 1878 cuando propuso grabar las conversaciones de teléfono en una cuerda de piano.  El asunto quedó en proyecto porque no había forma de amplificar las débiles corrientes eléctricas que producían unos campos magnéticos insignificantes.  La tecnología no estaba lo suficientemente avanzada como para lograr la amplificación de un minúsculo pulso eléctrico.

Recién en 1911 con el tubo Audión, invento de Lee DeForest, fue posible amplificar débiles impulsos eléctricos que hicieron posible que la teoría del grabador de alambre se hiciera realidad.   Pero, fue recién en 1930 que fue posible lograr un grabador de sonido en alambre con suficiente calidad como para fabricarlo comercialmente.  En Alemania hubo varios fabricantes de esos grabadores, que eran todos para uso profesional obviamente. 

En 1934, Semi J. Begun ingeniero de la compañía C. Lorenz diseñó un nuevo modelo de equipo para ese importante fabricante de grabadores y rollos de alambre que fue bautizado con el nombre de Stahltonbandmaschine.  Este grabador fue adoptado por la autoridad de Radiodifusión RRG, dependiente del Ministerio de Propaganda. Pero, poco después, Begun abandonó Alemania para empezar una nueva vida en Estados Unidos.   A falta de algo mejor, los alemanes y los Aliados siguieron usando la grabadora de alambre durante la guerra, aunque los alemanes tenían muy bien guardado el secreto de la grabadora de cinta.

grabadorGrabador de alambre 1945

En Estados Unidos, Marvin Camras de la Fundación para el Desarrollo de Armas, desarrolló un grabador de alambre con buena calidad y varios miles de unidades fueron vendidas a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.   La calidad era muy baja para ser utilizada en Radiodifusión y por eso casi se limitaban a grabar el sonido en discos.

Pero, como no existía un patrón de fabricación de carretes de alambre, los fabricantes optaron por fabricarlos de diversas medidas según los requerimientos de las Fuerzas Armadas.  Así la Marina, el Ejército y la Aviación, cada uno por su lado, solicitaba lo que mejor le convenía.

Quienes más tiempo de grabación requerían eran los operadores de las estaciones de escucha de las transmisiones enemigas que eran generalmente hechas en alfabeto Morse.

cabezal de alambre

Obsérvese el grosor del alambre.

Aunque la calidad de las grabaciones dejaba mucho que desear, muchas licencias fueron vendidas para seguir fabricando esos grabadores después de la guerra, aunque pronto fue desplazado por el grabador de cinta inventado por los alemanes.

Las fábricas Webster y Silvertone fabricaron las grabadoras con carretes de 3-3/4" que tenían un ancho de 1-1/4" para almacenar el alambre.  Luego de la guerra y para uso civil, apareció el carrete de 2-3/4" y 3/4 de ancho que se convirtió en la medida estándar.

Lo peor fue, que a diferencia de las versiones militares que fabricaban el alambre con material antioxidante, particularmente añadiendo cromo, las versiones civiles no, y por ello en poco tiempo el óxido se encargaba de destruirlas.  Era un problema de costos y de competencia, la grabadora de cinta ya estaba en el mercado para uso comercial.

Aunque el alambre solía enredarse y romperse, la manera más inmediata de repararlo era anudándolo simplemente aunque de una forma particular, cosa imposible de hacer con las cintas de grabación modernas.

Hasta hoy existen registros de voz grabados en alambre.


LIBROS

Repeated Takes: A Short History of Recording and Its Effects on Music, por Michael Chanan


Ver detalles en Amazon US/International

Sound and Recording, Fifth Edition : An Introduction, por Francis Rumsy y Tim McCormick


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 9 mayo/2006 - Actualizado: 31 julio/2013