Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El Racionamiento en Gran Bretaña

Tras el aislamiento provocado por el bloqueo alemán, Gran Bretaña se vio en la necesidad de minimizar el consumo de ciertos productos básicos y eso significaba que algunos alimentos, en especial los de importación, fueran estrictamente controlados.

Pronto, productos tan cotidianos para los británicos como el azúcar y el té empezaron a escasear en los centros de abastecimientos toda Gran Bretaña.  El gobierno tenía dos opciones: una, que la gente con recursos se autoabasteciera sin límites en función de su capacidad económica, mientras que los menos pudientes quedarían privados de esos productos; la otra, directamente racionar la comida de forma justa para que todo el mundo tuviera lo mismo.

El Gobierno decidió adoptar la segunda opción y en septiembre de 1939 se introdujeron las primeras Cartillas de Racionamiento.  Todos los británicos se registraron, subscribiéndose con un proveedor donde podían adquirir sus raciones de comida.  En enero de 1940 se restringieron los primeros productos; el consumo de tocino o jamón se limitó a algo más de 100 gr. por persona y por semana.  A medida que avanzaba la guerra, la lista de productos racionados se hizo más larga.

Año 1940

Enero Tocino
Marzo Azúcar
Julio (primera quincena) Carne
Julio (segunda quincena) Té, mantequilla y margarina

Año 1941

Marzo Jamón, tocino
Mayo Queso
Junio Huevos

Año 1942

Enero Arroz y frutas secas
Febrero Tomates y guisantes enlatados
Abril Cereales y leche condensada
Julio Chocolate y dulces
Agosto Galletas
Diciembre Copos de avena

En el punto crítico del bloqueo alemán, en agosto de 1942, la ración de alimentos para una persona durante una semana consistía de :

Por persona/por semana
1 chelin y 2 peniques de carne (aprox. una chuleta de cerdo y 4 salchichas)
226 gr. de azúcar
226 gr. de mantequilla, margarina o manteca de cerdo
113 gr. de tocino o jamón
56 gr. de té
56 gr. de queso
Un huevo

Al consumir menos grasa animal, menos carne y más vegetales, trajo sus beneficios para la población, pero siempre era un sacrificio para quienes estaban acostumbrados a dietas ricas en grasas.  El consumo de calorías bajó de 3.000 a 2.800 por día y por persona.   La dieta adelgazó a la gente, pero la hizo más saludable, y para los niños menores de 6 años y las mujeres embarazadas habían suplementos vitamínicos.  Una consecuencia beneficiosa fue la disminución de la tasa de mortalidad en los partos descendió de 51 a 46 por 1000 durante la guerra.

Racionamiento de ropa

En el mes de junio de 1941, se introdujo el racionamiento de ropa con 66 cupones por adulto al año.  Durante la primavera de 1942, ya sólo se daba a cada persona 48 cupones para ropa anuales, los cuales podían usar para adquirir ropa nueva. 

Racionamiento de Ropa
Artículo Hombre Mujer Niño Niña
Abrigo 16 14 11 11
Chaqueta 13 11 8 8
Pantalón 8 - 6 -
Camisa 5 - 4 -
Blusa - 8 - 6
Falda - 7 - 5
Vestido - 7 - 5
Jersey, Cardigan 5 5 3 3
Bata 6 6 4 4
Pijama 8 8 6 6
Pantalón corto 5 - 3 -
Calzoncillo 4 - 2 -
Panty - 4 - 3
Otra ropa interior - 3 - 2
Medias - 2 - 1
Medias de hombre 3 - 1 -
Zapatos 7 5 3 3
Corbata 1 - 1 -
Bufanda 2 2 2 2
Guantes 2 2 2 2

Las limitaciones para adquirir vestidos le dieron valor a la ropa usada.  Los padres con hijos, vendían la ropa que a medida que iban creciendo ya no les quedaba.  La ropa usada servía para hacer ropa de niños, o la ropa de hombre para hacer ropa de mujer.  Las cortinas y sábanas se convertían en abrigos y camisas.  Al igual que con la campaña “Dig for Victory”, la gente aprendió a sacarle provecho a lo que antes se desechaba.  La venta de moldes para hacer ropa fue un negoció que prosperó durante la guerra.


Publicado: 6 de octubre/2001