Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Chemische Werk Zimmer AG, de Berlín
(Zimmerit, anti minas magnéticas)

El peligro de las minas magnéticas

Alemania inventó las minas magnéticas marinas que fueron un dolor de cabeza para la navegación aliada y desarrollaron la mina magnética antitanque que tenía un imán en la base para que pudiera ser adherida en las superficies verticales de los carros.  Las superficies horizontales no requerían tal protección porque las minas se podían colocar encima sin necesidad de que quedaran adheridas.

Consciente de ese peligro, para las propias fuerzas Panzer, el Mando Supremo del Ejército (OKH) le pidió a la empresa Chemische Werk Zimmer AG, de Berlín, que desarrollara un producto que eliminara o al menos redujera ese tipo de amenaza.   Después de estudiar el problema Zimmer hizo una demostración con un compuesto aplicado a las superficies verticales de los vehículos blindados y Panzers, que impedía o dificultaba que las minas magnéticas se adhirieran a la superficie metálica, cayendo por su propio peso más la vibración del carro en movimiento.

Zimmerit

El producto fue llamado Zimmerit que era básicamente un polímero, compuesto de 25% de acetato de vinilo, utilizado como emulsión, 10% de fibra de madera como relleno, 40% de sulfato de bario, 10% de sulfuro de zinc y 15% de pigmento ocre como colorante.  El compuesto tenía la consistencia de una pasta blanda de polivinilo diluida en un solvente volátil con olor a acetona.

Zimmerit

Un Tiger II con Zimmerit en la torreta. El soldado está aceitando la cremallera, no aplicando el Zimmerit.

Utilización

Para su aplicación, el producto no se utilizaba como pintura y por tanto no requería ser diluido.  La superficie de los carros tampoco requerían una preparación especial, tan sólo se utilizaba la base de pintura anticorrosiva tradicional.   El Zimmerit se aplicaba en dos capas usando una espátula metálica.  La primera capa era de unos 5 mm de espesor y se le hacía un dibujo en forma de cuadros usando el borde de la espátula.  Este dibujo favorecía la adherencia de la segunda capa.  La primera capa de Zimmerit se dejaba secar a temperatura ambiente durante 24 horas.  La segunda capa se marcaba con líneas irregulares con una herramienta de metal en forma de peine.  El dibujo final le daba una apariencia áspera e irregular.

Después de aplicadas las dos capas, se realizaba un secado por medio de un soplete de gas para endurecerlas.  Esto tomaba alrededor de una hora por carro.  El resultado final era parecido al que tienen las planchas prensadas de cartón madera y no quedaba quebradizo, sino compacto y bien agarrado al metal.  Si no se utilizaba el secado forzado, al Zimmerit le tomaba ocho días para endurecerse al aire libre.  Además, el secado a alta temperatura aumentaba su resistencia a los golpes.  El Zimmerit era también resistente al agua, pero debido al comportamiento del acetato de vinilo se tornaba quebradizo a muy bajas temperaturas.  Hay muchas fotos y películas donde se ven Panzers con partes del Zimmerit desprendido por esa causa.

Investigación británica

Para los Aliados, las primeras evidencias del Zimmerit fueron encontrados a comienzos de 1944, cuando se capturaron algunos carros cubiertos con ese producto.   De acuerdo a las investigaciones de los británicos, un acetato polivinílico llamado Mowilith 20, fue comprado por la compañía CW Zimmer de Berlín en julio de 1943.  Este producto contenía una solución de benceno al 50% que le daba el olor característico y que era evaporado al momento de secarlo.  El Mowilith 20 se derretía a una temperatura alrededor de los 50 grados centígrados.

Zimmerit

Tiger con protección Zimmerit

Sin embargo, había un precio que pagar por la efectividad del producto porque su aplicación aumentaba considerable el peso a los carros.  De acuerdo al informe británico en que se basa este artículo, un StuG III requería 70 kg, un Panzer IV, 100 kg; un Panther, 160 kg y un Tiger I, 200 kg.  Al finalizar la guerra, fueron encontrados en los depósitos de Henschel Werke, 100 tn de Zimmerit, al momento que los británicos capturaron la fábrica.

El Camuflaje y el Zimmerit

Alemania mantuvo el color azul-gris oscuro como acabado, color que se usó inclusive en la Guerra Civil Española, donde llamaban "negrillos" a los carros alemanes de la Legión Cóndor.  Ese mismo color con sus variantes estacionales fueron usados en Europa hasta el 18 de febrero de 1943, cuando el OKH emitió una ordenanza que especificaba que el nuevo color base, era el llamado "amarillo oscuro", que era más bien gris mostaza con tendencia a palidecer hasta tomar un color gris arena.   También fueron autorizados los colores verde oliva y marrón rojizo que podían aplicarse encima del color base, amarillo oscuro, para crear patrones de camuflaje.  Esas pinturas eran envasadas en latas de 2kg y 20kg para su aplicación en campo.  El patrón de camuflaje se le dejaba al criterio del comandante de las unidades.  El color del interior de los carros era el crema pálido, que se mantuvo como estándar en los tanques alemanes.


Zimmerit

Torreta de un Sturmpanzer 43 con Zimmerit

¿Es necesario el camuflaje?

En general, la Wehrmacht consideraba que el vehículo acorazado era un arma de ofensiva y que el camuflaje era irrelevante cuando los carros se encontraban atacando a gran velocidad.  En el invierno de 1941 no existía una Instrucción específica para el camuflaje de invierno en Rusia.  En ese año no existieron equipos de pintura de campo en las unidades Panzer, por lo que, inicialmente, las unidades utilizaron, cal, tiza y hasta trapos de color blanco para camuflar los carros.  Esto fue corregido en los siguientes inviernos, donde se proveyeron el equipo y la pintura adecuada para su aplicación en campo.

¿Fue útil el Zimerit?

El producto en sí, no tenía ninguna propiedad antimagnética, otra que no fuera el uso de materiales no ferrosos.   Su efecto era presentar una superficie no lisa y crear un espacio entre la mina y la superficie metálica del carro para disminuir la capacidad de adhesión del imán de la mina magnética.   Adicionalmente, la textura de la aplicación, que era diferente para cada tipo de vehículo, servía de camuflaje, en especial cuando los carros se encontraban en bosques, pues la superficie rugosa semejaba la de los troncos de los árboles o la de la tierra en zonas boscosas.   De acuerdo al camuflaje requerido por los carros, que dependía de zona de operaciones, se le aplicaba pintura adicional con los colores requeridos.   Sin embargo, en muchas circunstancias, los soldados utilizaban su propio camuflaje usando ramas, troncos, barro y cubriendo primero los tanques con aceite quemado de los motores y arena espolvoreada.   El uso del Zimmerit se descontinuó a mediados de 1944, cuando fue eliminado su uso, debido a que el enemigo no utilizaba minas magnéticas y porque solía entrar en combustión ante el impacto de algunos proyectiles.   Además se empezaron a usar cohetes y antitanques más avanzados, en vez de las minas magnéticas, que hacían inútil la función del Zimmerit.

Zimmerit

Panzer IV

¿Pintura?

Es posible que el Zimmerit diluido con un solvente pudiera haber sido usado en reemplazo de la pintura, en especial por ser repelente del agua y para facilitar la aplicación del acabado y rápido secado.    Además el color que le daba el colorante ocre, cumplía con las Instrucciones relacionadas con pintura y camuflaje.


Bibliografía

La información procede de un documento secreto, del British Intelligence Objectives Sub-Committee, que ahora está desclasificado y que se titula "Zimmerit" Anti-Magnetic Plaster for AFVs, fechado julio de 1945 y firmado por el mayor J.W. Thompson y el señor C.E. Hollis.


Publicado: 17 mayo/2002