Puertos Artificiales 'Mulberries'

Al comenzar la guerra Lord Mountbatten previó que dos de los principales problemas para invadir Europa serían el combustible y la falta de puertos y que en el segundo caso, la única forma para resolverlo era construyéndolos artificialmente.

La fracasada operación en Dieppe brindó muchas enseñanzas a los aliados y también le dio la razón a Mountbatten.  Estaba previsto que durante los primeros 90 días de la invasión, suponiendo que se consolidaran las posiciones en las costas, sería necesario transportar cuando menos 12 mil toneladas de abastecimientos más 2500 vehículos y tropas de refuerzo diariamente.

Una solución era capturar un puerto lo suficientemente grande, lo cual sería una operación muy costosa en vidas, la otra era construir un puerto artificial.

Son varios los ingenieros que reclaman la paternidad de la idea de los puertos artificiales, pero históricamente le corresponde al comodoro J. Hallet Hugues quien es muy probable que se lo sugiriera a Mountbatten cuando era su Jefe de Estado Mayor.  Hughes Hallet era hermano del ingeniero Hugh Iorys Hughes quien poseía los planos de los muelles artificiales originales y que sufrieron modificaciones a medida que avanzaba el proyecto. 

Los detalles de los puertos artificiales fueron discutidos ampliamente durante una conferencia celebrada en Londres, a comienzos de 1943, presidida por Lord Mountbatten y fue planteada a los jefes de estados mayores combinados en agosto de 1943, en la Conferencia de Quebec, donde se estudió el "Plan Cossac."  Expertos británicos, canadienses y estadounidenses estudiaron el problema e hicieron sus sugerencias, naciendo así los puertos artificiales "Mulberry" que harían posible el desembarco de cientos de miles de hombres, material y equipo los días posteriores al Día-D.

Mulberry

Gooseberry

La instalación de los Mulberries (plural de Mulberry) no podía hacerse desde el primer día de la invasión porque eso entorpecería las operaciones militares.  Pero a partir del Día-D+1 era necesario darle a las lanchas de desembarco algún tipo de protección contra las olas.  Lo único que se podía hacer era crear rompeolas que obviamente no podrían ser hechos con rocas, que es la forma habitual de construcción.  En su lugar se emplearon cientos de barcos obsoletos, deteriorados o irreparables que fueron, en unos casos llevados con sus propias máquinas y en otros remolcados y finalmente hundidos en los lugares asignados.  Esto se realizó el primer día de la invasión como una primera protección para las operaciones militares.  Los rompeolas fueron llamados Gooseberries (plural de Gooseberry) y fueron colocados en cinco lugares: Varreville, Saint-Laurent, Arromanches, Courseulles y Ouistreham.

A cargo de la flota de Gooseberries estaba el Teniente Comandante Taylor, quien debía coordinar los trabajos de preparación de los barcos, la tripulación voluntaria, el transporte y finalmente su hundimiento para formar el rompeolas de protección para las tropas de invasión y luego de los Mulberries.

Phoenix

Phoenix

El almirantazgo Británico entregó a regañadientes 60 barcos.   El Ministerio de Transportes de Guerra y el Shipping Board de Estados Unidos completó la lista.  La relación final comprendía 18 barcos mercantes ingleses, 22 estadounidenses y panameños, tres griegos, dos noruegos, un holandés, un belga y un polaco.  Además cuatro buques de guerra, el acorazado HMS Centurion construido en 1911, el acorazado francés Coubert también de 1911, el crucero holandés Sumatra, y el crucero HMS Durban construido en 1919.

Cuando los mercantes escogidos procedentes de Estados Unidos llegaron a Gran Bretaña las tripulaciones no imaginaron lo que estaba por suceder.  Un grupo de obreros subía a bordo y con sopletes comenzaba a abrir enormes agujeros en los mamparos de las secciones estancas, luego colocaron cargas explosivas en la sentina.  Un grupo de oficiales se entrevistó con los capitanes y les comunicaron que podían permanecer a bordo para la siguiente misión, llamada "Proyecto V", pero sin estar obligados a ello.  Se les entregó un documento que debían firmar aceptando o no su participación como voluntarios.   Los tripulantes que no aceptaron fueron reasignados en otros barcos mercantes y reemplazados por otros voluntarios para ejecutar el Proyecto V.

Los barcos fueron concentrados en Methil y Oban en Escocia, donde quedaban confinados con los permisos para bajar a tierra suspendidos.  Hubo algunas deserciones y se instalaron proyectores de cine en algunos barcos para mitigar el aburrimiento de la espera hasta recibir la orden de hacerse a la mar.

Mulberry

Un puerto Mulberry estaba constituido por varios elementos.  En el exterior un rompeolas formado por los Gooseberries y ampliado por almadías flotantes de acero como gigantescas boyas llamadas "Bombardons" que apenas sobresalían del agua para extender la longitud de los rompeolas.  Los bombardons, fueron anclados a unos 18 metros de profundidad a continuación de los extremos de los Gooseberries, completando el rompeolas.  Protegidos por los goosberries y los bombardons se encontraban los espigones de atraque formado por cajones flotantes de hormigón, algunos tan altos como casas de 5 pisos, llamados Phoenix, que fueron remolcados desde las costas de Inglaterra y plantados en el lugar escogido.  Los Phoenix tenían diferentes tamaños de acuerdo a la profundidad de lugar donde fueron hundidos.  Los más pequeños estaban en la orilla y los más grandes eran los que se encontraban más alejados. Fueron construidos de 6 tamaños diferentes.   Los mayores desplazaban 6.044 toneladas y los más pequeños 1672 toneladas.  Para su construcción se requirieron 275 mil toneladas de hormigón, 31 mil toneladas de acero y 1.500.000 metros cuadrados de planchas corrugadas de hierro.  Por último, dos hileras de bombardons fueron plantados a ambos lados del puerto completando así una bahía artificial.

Phoenix

Phoenix navegando hacia la costa francesa

Cada Phoenix contaba con una cabina para la tripulación de maniobra y un cañón Bofors con un espacio para los sirvientes.  Una vez remolcados a su destino los Phoenix fueron hundidos en 15 minutos y quedaron conformados como un puerto Mulberry.  Los Phoenix formaban espigones por donde circulaban los camiones para transportar los abastecimientos que eran desembarcados en los extremos.  Como las aguas son muy bajas en Normandía, los espigones flotantes eran muy largos, pero subían y bajaban con el nivel del mar, de manera que las variaciones de la marea en esa época del año no constituían un problema.  En la cabeza de cada espigón había un dique flotante formado por un pontón de acero de 60 m de largo por 18 m de ancho sujeto al fondo por medio de pilares.   Los pontones subían y bajaban según la altura de la marea deslizándose verticalmente a lo largo de los pilares, pero se mantenían firmes para permitir el atraque de los buques.  Los pontones tenían sus propios generadores de electricidad, espacio para provisiones y vivienda para la tripulación.   La tripulación se encargaba de la navegación durante el remolque y operaba como personal de maniobras para el atraque de los barcos.

Dique

Un buque hospital acoderado al dique

Para la construcción de los Phoenix se requerían astilleros, pero debido a que todos estaban ocupados en la construcción de buques, como alternativa fueron excavados agujeros a orillas del Támesis en cada uno de los cuales se hizo un encofrado de madera.  Para evitar la inundación se usaban motobombas que achicaban el agua que se filtraba en la tierra esponjosa de las orillas del Támesis.  Cuando terminaba la construcción quedando sólo por terminar la superestructura y las instalaciones interiores, cesaba el bombeo y una excavadora abría un canal por el lado que daba al río inundando el agujero hasta que el Phoenix flotaba y era remolcado río abajo.  En otros lugares de la costa se instalaron rampas en la playa.   La construcción se hacía en tierra y al terminarla, cada Mulberry se deslizaba al agua mediante las rampas.

El proyecto de los Mulberries y los Gooseberries fue puesto bajo el mando del Contralmirante Tennant.  La flota comprendía 400 unidades navales que desplazaban 1 millón y medio de toneladas y requerían de la ayuda de 160 remolcadores, 500 oficiales y 10.000 hombres.

Para el Día-D+1 los primeros Gooseberries estaban en posición.  La flota de Mulberries estaba en camino a velocidades de entre 3 a 5 nudos.  Para el Día-D+13 en los Mulberries la mayoría de los trabajos de instalación estaban terminados y comenzaban a operar.

Arromanches

Arromaches

El 17 de junio el "Mulberry A" en Saint-Laurent estaba en condiciones de recibir a los barcos.  Casi al mismo tiempo entraba en funciones el "Mulberry B" en el sector británico y la descarga procedía rápidamente.   Dos días después la peor tempestad conocida en el Canal de la Mancha, desde hacia medio siglo, se desató desde el Noreste, causando tantos daños en el "Mulberry A" que tuvo que ser abandonado.  El "Mulberry B", algo protegido por los arrecifes y mejor abrigado a sotavento de la punta de El Havre, resistió mejor la tormenta.  Antes de la invasión muchos hubiesen augurado que la pérdida de uno de los puertos artificiales habría representado el desastre aliado.  Pero mientras se construían, la armada había visto la posibilidad de hacer llegar a la orilla a los transportes LST poco después de la marea alta y descargarlos al retroceder la marea.  De este modo se aceleró la descarga una vez destruido el "Mulberry A".  A fines de junio eran desembarcados diariamente 15,000 toneladas de abastecimientos y 15,000 soldados únicamente en la playa de "Omaha".

El 3 de julio terminó oficialmente la Operación Neptuno.  Los Mulberries sirvieron para desembarcar 800.000 hombres, más de 130.000 vehículos y 400.000 toneladas de abastecimientos.  La operación terminó para los Mulberries y los Gooseberries, pero el suministro continuó llegando sin descanso a los puertos franceses.


Publicado: 14 agosto/2005 - Actualizado: 25 junio/2012






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido