Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Industria Cinematográfica alemana

Cuando Gevaert comenzó a producir películas animadas en 1925, el cine ya tenía tres décadas de existencia.  En 1895, los hermanos Louis y Auguste Lumière inventaron su 'Cinèmatographe' que en ese momento no fue dado a conocer públicamente.  En noviembre de ese mismo año, en Berlín, los hermanos Max y Emil Skladanowsky hicieron una demostración pública de su Bioscopio que producía "fotografías animadas."

Fábrica Schering

Fábrica Schering

En 1897, varias compañías químicas como Schering en Alemania, Kodak en EEUU, Limière en Francia y John Smith en Suiza comenzaron a suministrar película virgen.  

En 1812 la Bauer inventó la Película Cellit y en 1913 Agfa comenzó su producción de material fílmico en Wolfen, Alemania,

Películas a color

En 1936, la compañía Agfa desarrolló la película a color que revolucionó de manera sustancial al cine de la época.   El método empleado por AGFA, era una técnica simple y eficiente, que consistía en usar tres capas de pigmentos en la emulsión de un solo negativo de película que luego era copiado en positivo.   De ahí el nombre “negativo/positivo” con que se conoce a ese proceso.

En contraste, el método Technicolor desarrollado en Estados Unidos, utilizaba tres películas en blanco y negro que imprimían las imágenes a través de un prisma, que dividía la luz en los colores, azul, rojo y verde.  Con los negativos que contenían las variaciones de los colores en diferentes matices de gris, se preparaban tres capas de gelatina, cuyo grosor dependía de las tonalidades del blanco y negro, proporcionales a los grises equivalentes a cada color.  Luego se realizaba un complicado proceso mediante el cual se generaban tres películas que contenían, cada una, las diferentes tonalidades en azul, rojo y verde.  Se superponían las películas y se obtenía el producto final a colores llamado Technicolor.  Técnicamente el proceso era correcto y muy efectivo, pero bastante complejo y costoso si se le compara con el método de Agfa.

Zeizz-Ikon

Proyector de cine Zeiss-Ikon

Menos luz y más color

En 1925, Gevaert Photo-Producten N.V. comenzó a producir su Negativo Ortho, que era sumamente rápido comparado con las películas pancromáticas, pero que tenía una limitada definición cromática.

Poco meses después, Gevaert produjo su Película Pan 23, que era equivalente a una película de nuestros días con ASA 12/12 DIN.

Luego vino la película sonora en 1929 y Gevaert produjo la película ST-1 y Agfa su equivalente TF-1. A partir de ese momento comenzó una carrera por la producción de material fílmico que fuera cada vez más rápido, es decir que requería menos luz y menos tiempo de obturación, para hacer una buena impresión.

De 16mm a 35mm

En 1935, Gevaert presentó a la industria su Negativo especial Pankine que tenía la mejor calidad de emulsión en la industria del cine.   Agfa produjo entonces una película con el doble de velocidad que la Pankine.  En ese año, la película AgfaColor producida por la firma Agfa era de 16 mm, pero en 1939 ampliaron el formato a 35mm, que se constituyó en el estándar de la industria.

Cine sonoro

En 1930, el cine alemán ingresó a la era del cine sonoro con la película "El Ángel Azul", dirigida por Josef von Sternberg y donde actuó Marlene Dietrich.  A partir de ese momento se sucedieron, una tras otra, una cantidad importante de películas sonoras llegando a sobrepasar la cantidad de 150 filmes anuales, incluyendo documentales.

Cameraman

Filmación en el frente de batalla

Goebbels y el cine

La mayoría de los directores, productores y muchos artistas eran judíos y con la llegada del Nacionalsocialismo al poder, salieron del país por su propia voluntad o fueron expulsados.  Eso causó una disminución en la producción cinematográfica, pero para entonces, la industria pasó a depender casi exclusivamente del Ministerio de Propaganda y de los recursos económicos que le proporcionaba el Estado.

Goebbels era un fanático del cine y al igual que con la radio y la prensa, vio en el cine una herramienta de propaganda que supo aprovechar de manera muy eficiente.  Si bien es cierto que el Ministerio de Propaganda no se inmiscuía en el trabajo de los estudios, sí ejercía una censura con normas muy claras sobre lo que no debía o no podía mostrarse en las películas.   Para los efectos propagandísticos, Goebbels usaba los documentales, cuyos argumentos y textos eran cuidadosamente revisados y corregidos en el Ministerio de Propaganda.

Los documentales

Debido a la presión ejercída por el Estado, que promovía la competencia con los productos cinematográficos estadounidenses, en especial las películas a color, el directorio de UFA comenzó en 1939 la producción de "Frauen Sind Doch Bessere Diplomaten" y un año después se presentaron los primeros documentales en el Festival de Cine de Munich.   Fue todo un éxito, pero a pesar de los esfuerzos, los colores no eran perfectos y de vez en cuando se veían manchas azuladas, verduscas a amarillentas en las zonas oscuras.

Leni Riefenstahl

Leni Riefenstahl dirigiendo el rodaje de "Olympia", documental de las Olimpiadas de 1936, en Berlín

El cine en durante la guerra

Por causa de la guerra y el reordenamiento de la economía alemana, para satisfacer las necesidades bélicas, en 1940, la producción cinematográfica disminuyó en un 50% al año, pero no por ello decayó el número de espectadores, seguramente ansiosos de encontrar una distracción que los hiciera olvidar el estado de guerra.  Los argumentos cinematográficos, que eran supervisados y aprobados por Goebbels, comprendían historias épicas del pasado alemán, en especial de las épocas gloriosas de Federico el Grande, tales como "El Gran Rey" y "Kolberg."

Agfacolor

En 1941, en plena guerra pero con ingentes recursos económicos encausados hacia la industria por el Ministerio de Propaganda, las mejoras comenzaron a hacerse notorias.  Los productos Agfacolor podían considerarse como "perfectos" para la tecnología de la época.  La sensibilidad de la película B2 se incrementó de DIN 10 a 13 sin afectar la granulidad, causando el regocijo de los actores y técnicos que se beneficiaban con la disminución de luz y calor producido por los reflectores de 30 mil Lux usados hasta entonces en los estudios.  Esto le valió a Agfa ser premiada en el 10mo Festival del Cine de Venecia.

Kadetten

Afiche de la película Kadetten

"Saludos, Moscú"

Al finalizar la Segunda Guerra mundial, mientras se estaban filmando películas en Checoslovaquia, la planta de producción de material fílmico de Agfa cayó en manos de los rusos al ocupar Berlín.  Pronto los rusos y checos comenzaron a producir sus filmes con películas Agfacolor.   El documental "Saludos, Moscú" fue producido en la capital soviética, con equipos y material alemanes, presentando un extraordinario color y luminosidad nunca antes logrado en ninguna película soviética.

El derecho de los vencedores

En el corto tiempo que las fabricas de películas de Agfa fueron ocupadas por tropas de Estados Unidos en 1945, aprovecharon para apoderarse de cuanto secreto y técnica encontraron en los laboratorios de la empresa, en especial los secretos de la producción de película a color negativo/positivo.

Los estadounidenses se apoderaron de las patentes de Agfa en Alemania, al igual que ocurrió con los secretos y patentes de Ferrania en Italia, Fuji y Konishiroku en Japón.  En Japón sólo pudieron apoderarse de parte de los secretos industriales porque la mayoría de los documentos de las investigaciones fueron destruidos antes de la ocupación.

Poco después, Ansco de Estados Unidos comenzó a incorporar las técnicas y procesos negativo/positivo de Agfa, en sus productos. Kodak tomó la idea básica del proceso negativo/positivo en su nuevo producto Ektacolor.   En 1950, reuniendo las técnicas y procesos alemanes con los estadounidenses apareció el primer material de películas Eastman Color.


Publicado: 27 julio/2004