Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Beiersdorf & Co A.G. (Nivea, Tesa, Hansaplast, Eucerin. Eucerit, Gutapercha)

Los productos de belleza de venta masiva comenzaron a producirse a comienzos del siglo 20.

Beiersdorf Posen

Beiersdorf & Co. A.G.  en 1939

Hasta entonces los químico-farmacéuticos ofrecían productos para tratamientos de piel, pero no eran vendidos al por mayor, sino ofrecidos directamente a mujeres de la alta sociedad.  Era muy diferente a lo que ocurre en la actualidad en que 8 de cada 10 mujeres, todos los días, usan algún tipo de crema humectante y además, los productos se consiguen en cualquier tienda, desde una farmacia hasta un supermercado.

Eucerit

Otto

Oscar Troplowitz

En Hamburgo en 1890, fue fundada la compañía Beiersdorf por Carl Beiersdorf y en 1911 la empresa fue comprada por Oscar Troplowitz. 

La compañía se dedicaba a la fabricación de productos para uso médico.  El Dr. Isaac Lifschutz creó un alcohol de lanolina altamente purificado que contenía un nivel elevado de colesterol.

La emulsión tenía la particularidad de ser notablemente menos alérgeno que los productos similares hasta entonces producidos, por ser de origen natural y formado por una mezcla de grasa relacionadas con la piel, que se extraen de ceras presentes en la lana de oveja y agua.  La emulsión estable fue patentada con el nombre Eucerit.

Nivea 1943

Nivea 1943

En 1911, Troplowitz con el Dr. Isaac Lifschuütz y el dermatólogo Paul Unna, desarrollaron la primera crema de belleza basada en la emulsión Eucerit.  Era el primer producto fabricado en el mundo que ofrecía cuidado de la piel, protección y precio accesible para cualquier mujer.

Junto con Nivea también produjeron la primera loción bronceadora, el primer shampoo y la primera crema de afeitar.

Hasta 1924 el envase tenía fondo de color amarillo, pero en la primera campaña de mercadeo masivo, ese año fue diseñada la lata de color azul con letras blancas, característica del producto.  El color azul es exclusivo de la marca y está clasificado como "Ivocart NIVEA Blue B 65711".  El nombre del producto fue derivado de la palabra en latín "nivis" que significa nieve, reflejando el color blanco-nieve de la crema.

Durante la Segunda Guerra Mundial la propaganda de NIVEA continuó en manos de Elly Heuss-Knapp, esposa de Theodor Heuss, quien la manejaba desde 1934.   La publicidad continuó mostrando muchachas jóvenes con cabelleras sueltas y luciendo ropas deportivas, así como los colores tradicionales azul y blanco asociándolos con el aire fresco y el brillo solar. 

La marca Nivea, en los países en guerra con Alemania y en muchos de los que no lo estuvieron, fue expropiada. Después de la guerra Beiersdorf readquirió los derechos de marca expropiados, un proceso que después de una ardua y larga batalla legal, sólo fue completado en 1997.

Eucerit

Producto basados en Eucerin

Eucerin

Eucerin fue patentado en 1900 por Isaac Lifschütz.  A diferencia de la vaselina introducida en EEUU en 1872, el Eucerin es higroscópico y no se deteriora con el tiempo como ocurre con la vaselina.  Los procesos fisiológicos que se desarrollan en la piel sólo funcionan óptimamente en un medio levemente ácido.  El Eucerin compuesto de citrato diamónico y ácido cítrico, garantiza el nivel adecuado de acidez con un manto protector natural sobre la piel.

La patente Eucerin fue adquirida por Beiersdorf en 1911 y poco después lanzó su primer producto Polvos Eucerin.   En 1930 también hizo una innovación lanzando al mercado el jabón Nivea Eucerin.

Beiersdorf 1945

Los bombardeos redujeron la fábrica a escombros

Posguerra

Beiersdorf tenía una presencia internacional con su extensa línea de productos hasta antes de la Segunda Guerra Mundial.  Las marcas estaba registradas en muchos países para protegerlas, pero durante la guerra y al finalizar el conflicto esas marcas fueron "nacionalizadas" en todos los países en especial la marca Nivea.

Para recuperar sus subsidiarias comenzó una larga batalla legal que Beiersdorf fue ganando poco a poco.  En 1958 recuperó los derechos en Argentina, Suiza, Brasil. Suecia (1961) México (1963), Finlandia y Dinamarca (1966), África, excepto Sudáfrica (1968), EEUU (1973), Francia y todas sus ex colonias (1974), países de la Comunidad Británica (1977), Noruega (1985), Reino Unido, Irlanda, Canadá, Sudáfrica, Nueva Zelanda, India, Pakistán, Israel, Australia (1992), Rumania 1993 y Polonia (1998).

Hansaplast

Hansaplast

Hansaplast fue introducido en 1922 como "Vendaje de primeros auxilios de Beiersdorf".  El producto era una mejora del original Leukoplast aplicado con gasa, pero con los beneficios dermatológicos que le supo dar el Dr. Unna.

Hansaplast era una forma práctica de curar pequeñas heridas, que en esa época requerían de diversos productos diferentes para hacer un vendaje adecuado.  El vendaje era un cuadrado de gasa de algodón y Leukoplast en una sola pieza.  Era pues el primer vendaje no-medicinal para proteger pequeñas heridas.  El producto fue mejorado en 1931 permitiendo que una pequeña herida fuera tratada en el hogar sin la presencia de un médico.

En 1932 apareció el Hansaplast elástico que era un avance importante para tratar heridas en las articulaciones, tan frecuentes en las rodillas y codos de los niños.

Hansaplast se comercializaba desde 1930 en Gran Bretaña, Irlanda, Australia, Sudáfrica y otros países del Imperio Británico, donde se vendía con el nombre Elastoplast y pagando los debidos derechos de propiedad industrial.  Sin embargo, durante la guerra la marca y la patente del producto fueron confiscadas y utilizadas por los británicos como trofeo de guerra.

Patente de gutapercha

Patente de la cinta adhesiva "gutapercha"

Pero los productos de belleza y curativo no eran exclusivos de Beiersdorf.  La empresa tenía una patente de un adhesivo formado por Gutapercha un producto derivado de la resina del árbol Palaquium, parecido al caucho y una base de tela, cinta adhesiva que se usó en electricidad durante muchísimos años, antes que se inventaran los plásticos.  Esa cinta se empleó en todo el mundo en los trabajos eléctricos y aún después de la guerra, se usaba el nombre "gutapercha" como sinónimo o nombre genérico de las cintas de aislamiento eléctrico usadas en la industria y en el hogar.

Tesa

Tesa

La primera cinta autoadhesiva Tesa, tomó el nombre de Elsa Tesmer, una secretaria de Beiersdorf que trabajó hasta 1908.  Nada se sabe del destino de Elsa Tesmer, excepto que ella formó el nombre de la marca usando partes de su nombre.  Sin embargo, Tesa fue originalmente creada para el tubo de crema dental Pebeco en 1896, pero como el producto no tuvo éxito, la marca fue archivada.

Inicialmente la cinta adhesiva fue inventada por el Dr. Troplowitz para reparar llantas neumáticas de bicicletas con el nombre Citoplast.  Después salieron los productos derivados que se comercializaron como "Tesafilm".

En 1935 el nombre Tesa fue adoptado por ser más fácil de recordar y por tanto más comercial que una cinta original que se vendió desde hacía más de 30 años, con el nombre nada atractivo y menos comercial de "Beiersdorf-Caoutchouc-Adhesive-Film".

El nuevo producto mejorado y derivado de ese fue la cinta adhesiva Tesafilm introducida en el mercado alemán el 11 de mayo de 1936.

Tesa

El cambio de nombre y las innovaciones en el producto fueron obra de Hugo Kirchberg, uno de los 7 millones de alemanes desempleados que había en Alemania en 1934 y que fue a trabajar a Beiersdorf.

Kirchberg estaba convencido que la cinta adhesiva tenía un gran futuro en las oficinas, tuvo como primera brillante idea la de tomar el nombre Tesa, registrado pero no utilizado por la compañía y luego creó un dispensador de cinta, que básicamente es el mismo que se usa actualmente, nada menos que 73 años después y que evidentemente tiene todavía muchos años más de vida.


Publicado: 27 febrero/2007