Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El Hundimiento (Der Untergang)
(Sinopsis)

El Hundimiento

Al comenzar la película, Traudl Junge hace la presentación en la vida real de su papel como secretaria de Hitler durante la guerra.

Luego la narrativa se traslada a noviembre de 1942, cuando Traudl Junge y otras cuatro jóvenes llegan a la Guarida del Lobo en Rastenburg, Prussia Oriental.  Las jóvenes son recibidas por Heinz Linge, ayudante del Führer para indicarles sus obligaciones y deberes.  Poco después Hitler sale de su oficina para entrevistarlas una a una preguntándoles sus nombre y de dónde proceden.  Después de una pequeña prueba, Traudl Junge es elegida para ser una de las secretarias de Hitler, encargada de tomar dictados y mecanografiar su correspondencia.

En la siguiente escena, el 20 de abril de 1945, en el búnker se celebra el 56º cumpleaños de Hitler.  Traudl Junge es despertada por el bombardeo de la artillería soviética. Molesto Hitler sale de su oficina y le pide a sus generales informes sobre de dónde procede el bombardeo.  El general Wilhelm Burgdorf le informa que el centro de Berlín se encuentra bajo el fuego de la artillería soviética, pero que no sabe de dónde proceden los disparos.  Burgdorf comunica por teléfono a Hitler con el General Karl Koller quien le informa que la artillería soviética se encuentra a sólo doce kilómetros de distancia.  Después de enterarse que los soviéticos están más cerca de lo que le dijeron, Hitler reprende a sus generales por no informarle correctamente sobre la situación.

En la Cancillería del Reich, varias personalidades del Reich se reúnen para realizar la fiesta de cumpleaños de Hitler.  En la recepción, el General SS Hermann Fegelein le informa al General SS Heinrich Himmler que Hitler ordenó iniciar la Operación Clausewitz para la evacuación de todas las oficinas militares alemanas.  Himmler dice que Hitler arruinará el Reich si permanece en Berlín, sugiriendo que Fegelein hable con su cuñada, Eva Braun, para que convenza a Hitler a abandonar la ciudad.  Poco después, Hitler entra en la sala y todos los saludan.

En la siguiente escena se muestra la evacuación del SS Führungshauptamt, cuartel general de las SS.  El profesor Dr. Ernst-Günter Schenck, que es coronel de la SS y médico, molesto por las órdenes de evacuar, discute con el General SS Tellermann diciéndole que por ser coronel de las SS y médico de la Wehrmacht, no le deberían ordenar evacuar para poder cuidar de los heridos y enfermos.  Tellermann finalmente se compromete a realizar gestiones para permitirle permanecer en Berlín.

Regresando a la Cancillería del Reich, muchos de los generales están despidiéndose de Hitler.  Cuando le toca el turno a Himmler, éste le ruega a Hitler a abandonar Berlín y le sugiere ponerse en contacto con los aliados occidentales, pero Hitler se niega y se retira.  Cuando los generales están abordando sus automóviles, Himmler le dice a Fegelein que él piensa que Hitler está perdido y que Berlín caerá en los próximos días y por tanto el tendrá que hacerse cargo de la situación.  En esos momentos, Albert Speer llega a la Cancillería del Reich para hablar con Hitler.

Mirando al maqueta del proyecto "Welthauptstadt Germania", Hitler elogia a Speer por su visión para darse cuenta de lo que será Alemania una vez que ganen la guerra.  De regreso a su oficina en el búnker Fegelein y Traudl Junge tratan de convencer a Hitler para que abandone la capital antes de que sea demasiado tarde, pero nuevamente se niega.

En la siguiente escena aparecen las calles de Berlín con los civiles tratando de escapar antes que lleguen los rusos.  Un joven llamado Peter Kranz y su pequeño grupo de la Juventudes Hitlerianas tiene a su cargo una batería antiaérea.  Un anciano con una herida en el brazo izquierdo, camina hacia el grupo de jovencitos y Peter reconoce que se trata de su padre.  Le dice al joven y sus compañeros que son muy niños para combatir y que deben regresar a casa.  Después de una corta discusión, el grupo de jóvenes le dicen al padre de Peter que lucharán hasta el final porque prestaron juramento ante el Führer.  Peter llama cobarde a su padre y escapa.

Der Untergang

En su sala de conferencias, Hitler rechaza la petición del General Alfred Jowl para comenzar la retirada del 9º Ejército.  Hitler afirma que las fuerzas del General Felix Steiner serán capaz de contraatacar a los rusos una vez que lleguen a Berlín.  Luego le ordena al Brigadeführer-SS Wilhelm Mohnke defender la ciudad a toda costa.  Mohnke sugiere evacuar a los civiles, pero Hitler se niega.  Fuera de la sala de conferencias, muchos de los generales expresan su preocupación de que Hitler esté desvariando al darse cuenta que está ordenando mover divisiones que sólo existen en el papel.  Poco después Hitler se dirige a la salida del búnker para condecorar a miembros de las Juventudes Hitlerianas entre quienes se encuentra Peter. En el búnker, Traudl Junge y algunas de las otras empleadas comentan que no pueden abandonar a Hitler, como lo están haciendo otras personas.

En su oficina, Hitler le comunica a Speer su plan de tierra quemada y que quiere destruir sistemáticamente las más importantes plantas industriales de Berlín antes de que lleguen los aliados.  Implorando por los civiles alemanes, Speer le dice que eso sólo perjudicará al futuro de Alemania, pero Hitler le dice que sólo los débiles sobrevivirán y por eso merecen morir.

Mientras tanto, en la Cancillería del Reich, Eva Braun y muchos otros invitados continúan en la fiesta de cumpleaños.  Fegelein lleva a Eva a un lado y le ruega convencer a Hitler a escapar, pero ella se niega.  A su lado, Traudl Junge le dice a su amiga Margarita que la situación es irreal y que parece una pesadilla.  La fiesta termina abruptamente cuando un obús cae sobre el edificio, lanzando escombros por las ventanas.  Todos corren a refugiarse al búnker.

En las calles aledañas, el General Helmuth Weidling es acusado de no permanecer en su puesto.   Él niega las acusaciones, pero le ordenan presentarse al búnker para su ejecución.

En el SS Führungshauptamt, el Dr. Schenck recibe una llamada de Mohnke ordenándole recoger todos los suministros médicos que pueda y llevarlos al búnker.

El General Weidling llega al búnker como le ordenaron, preguntando por qué va a ser fusilado.  El General Hans Krebs le informa que las órdenes son que cualquier general que abandone el combate debe ser fusilado en el sitio.  Weildling le dice que él no se ha movido de su posición ni ha abandonado el combate y Krebs le dice que le informará a Hitler al respecto.

El Dr. Schenck llega a un hospital militar para recoger los suministros médicos solicitados, pero lo encuentra abandonado hallando sólo cadáveres.  Schenck también descubre a un grupo de pacientes ancianos y enfermos que han sido dados por muertos y abandonados.

En el búnker, el General Wilhelm Keitel le comunica al General Weidling que su informe le ha impresionado a Hitler y que no sólo no será fusilado sino que ha sido ascendido a Comandante de la Defensa de Berlín.  Weidling le responde que habría preferido ser fusilado.  Al otro lado del búnker, Fegelein aboga para que Traudl y Gerda salgan del búnker y les informa que es falso que Hitler les haya hablado sobre una posible victoria.

En la sala de conferencias, el General Krebs le informa a Hitler que los rusos han empujado las líneas alemanas aún más cerca de la ciudad y que el General Steiner no ha sido capaz de reunir un suficiente número de fuerzas para montar un contraataque.  Irritado, Hitler ordena que salgan todos de la sala excepto Keitel, Jodl, Krebs y Burgdorf.  Hitler les increpa por desobedecer una orden directa y que todos le han estado mintiendo.  Fuera de sí, Hitler les dice que todos sus generales son unos cobardes y traidores y que debido a su incompetencia, han perdido la guerra. Abatido Hitler pierde el control y queda moralmente desplomado.  Después sale de la sala de conferencias y le dice a Traudl Junge que puede irse si quiere, pero ella se niega a abandonar el búnker.  El resto de los generales discuten sobre qué deben hacer ahora que Hitler se muestra derrotado.

Eva, Gerda y Traudl dan un paseo a las afueras de la entrada del búnker para fumar cuando las bombas comienzan a caer otra vez y corren al interior del búnker.

En su camino hacia el búnker con suministros médicos, el Dr. Schenck se encuentra con un grupo de soldados que están a punto de ejecutar a un pequeño grupo de hombres mayores por no ayudar a defender la ciudad.  Schenck les ruega no ejecutar a los hombres, pero no hacen caso y los fusilan.  Schenck continúa su camino y finalmente llega al búnker con los suministros y se sorprende al ver cuántos civiles heridos hay en el interior.

Mientras tanto, la esposa de Joseph Goebbels y sus seis hijos llegan al búnker para quedarse bajo el cuidado de Traudl.  Los hijos de Goebbels se disfrazan y le cantan una canción de cumpleaños a Hitler.  Después de dejar a los niños, Hitler habla con Eva, Gerda y Traudl sobre la mejor forma de suicidarse, dándoles a cada una de ellas una cápsula de cianuro.

Der Untergang

Llega el 23 de abril, Eva y la Señora Goebbels les escriben cartas a sus familias informándoles que la guerra está casi terminado y que planean quedarse con Hitler hasta el final. Mientras tanto, Hitler le ordena a Keitel comunicarse con el almirante Karl Dönitz para capturar más yacimientos de petróleo a medida que vaya empujando a los soviéticos hacia oriente.

Hitler recibe un mensaje de Hermann Göring indicándole que está dispuesto a tomar el mando del Tercer Reich dado que Hitler ya no puede hacer nada de Berlín.  Después de declarar que Göring es un fracasado y un traidor, ordena que sea ejecutado donde se encuentre.  Mientras tanto, Albert Speer llega al búnker y conversa con Traudl y la Señora Goebbels para que reconsideren su salida del búnker.

Speer se reúne con Hitler para despedirse.  También le ruega que Hitler salve al pueblo alemán y que nos los arrastre a acabar con él, pero una vez más, Hitler se niega.  Speer entonces le informa a Hitler que él mismo ha ignorado y desafiado muchas de sus órdenes hace un tiempo.  Molesto, Hitler rechaza un apretón de manos y le dice a Speer que se vaya.

Peter, ha dejado su unidad y ha estado huyendo de los rusos que se acercan por todas partes, es capaz de llegar a su casa para encontrarse con su padre y su madre que le esperaban.

Durante la cena, Hitler nombra al General von Greim como comandante en jefe de la Luftwaffe con orden de reorganizar y corregir los errores que se han cometido. Le dice von Greim que debe ser implacable porque la compasión es para los débiles y una traición a la selección natural.  Durante esta cena, Hitler recibe un informe diciendo que Himmler ha ofrecido la rendición de Alemania a los aliados occidentales.  Furioso por la traición de quien fuera su general más incodicional, Hitler ordena que Himmler sea ejecutado y llama a Fegelein al búnker para nombrarlo como reemplazante de Himmler.

Hitler tiene una reunión con el General Ernst Robert Grawitz que está solicitando permiso para abandonar Berlín con su familia, pero se niega.  Después que Grawitz es despedido, Otto Günsche le informa a Hitler que Fegelein ha abandonado el búnker y no se le encuentra. Hitler estalla en furia. Mientras tanto, en su casa, Grawitz se suicida junto con toda su familia y Fegelein es ejecutado por traición, una vez que lo encuentran vestido de civil.

En la sala de conferencias, le informan a Hitler que los rusos han avanzado aún más y que Berlín ya no tiene ningún apoyo aéreo, además ya no hay forma de hacer llegar suministros al resto del ejército.  Sin embargo, Hitler aún tiene esperanza que el General Walther Wenckde sea capaz de salvar a Berlín.  Después de que Hitler sale de la habitación, los generales restantes hablan sobre las imposibles posibilidades que Wenck pueda hacer cualquier cosa por carecer de medios suficientes para detener a los rusos, pero que no pueden rendirse.

Hitler llama a Traudl Junge para tomar un dictado sobre su testamento.  Hitler afirma que desde la Primera Guerra Mundial, todos sus pensamientos y acciones han sido dictados por su amor y su lealtad al pueblo alemán.  Mientras Traudl está escribiendo, Goebbels le informa que Hitler le ha ordenado abandonar Berlín, pero le dice que no puede hacerlo y tendrá que escribir su testamento también.  Hitler ha decidido casarse con Eva y se realiza una pequeña ceremonia oficial de matrimonio.

Más adelante, le informan a Hitler que el General Wenck no podrá llegar a Berlín, ni lo podrá hacer ninguna otra división del Ejército.  Hitler les dice que él no puede rendirse y que tampoco lo hará ninguno de sus generales.  Hitler le comunica a Otto Günsche que él y Eva se suicidarán y que debe encargarse para que los rusos nunca encuentren sus cuerpos.

Der Untergang

El Dr. Schenck y el Dr. Werner Haase son llamados por Hitler al búnker para dar instrucciones sobre cómo suicidarse.  Mientras tanto, el Dr. Schenck se ve obligado a esperar con un puñado de soldados borrachos que han renunciado a toda esperanza de victoria, pero son testigos viendo a Hitler dando una cápsula de cianuro a su perra Biondi.

Mientras tanto, Eva y Traudl hablan sobre el cercano final.  Eva le regala a Traudl uno de sus mejores abrigos de piel y le hace prometer que tratará de escapar del búnker.  Hitler cena por última vez con Traudl y algunos otros y luego les informa que ha llegado el momento.  Rodeada de Traudl y los amigos que quedan, incluyendo el Goebbels, se despiden.  La Señora Goebbels intenta por última vez convencerle que no se quite la vida y que abandone Berlín, pero se niega, afirmando que millones de personas lo maldecirían el día de mañana si lo hiciera.  Hitler y Eva se retiran a su habitación y se suicidan.  Otto Günsche informa entonces al resto de los generales que Hitler ha muerto.  El cuerpo de Hitler junto con el de Eva son llevados a la superficie donde son rociados con gasolina y quemados.

El General Krebs tiene una reunión con los generales rusos informándoles que Hitler está muerto y que Alemania no aceptará una rendición incondicional.  Sin embargo, los generales rusos le dicen que no está en situación de imponer condiciones y tiene que aceptarlo.

Más adelante, la Señora Goebbels se reúnen con sus hijos a quienes les da un sedante y luego un veneno mientras duermen.  Ella y su esposo se suicidan poco tiempo después, junto con los generales Krebs y Burgdorf.  El General Weidling ordena al ejército a cesar el fuego.  Traudl Junge, junto con algunas otras mujeres, son sacadas por Mohnke del búnker disfrazadas de soldados.  Traudl se une a Peter, quien ha quedado huérfano después del suicidio de sus padres, y los dos son capaces de escapar del ejército ruso.

Algunos de los restantes soldados SS, junto con el Dr. Schenck, se ocultan de los rusos en un edificio.  Cuando finalmente escuchan las noticias que Alemania se ha rendido oficialmente, la mayoría de ellos se suicidan por fidelidad a Hitler, pero el Dr. Schenck logra salir vivo de ahí.

Después de escapar a través de las líneas rusas, Traudl y Peter encuentran una bicicleta y escapan de Berlín.

La película termina revelando el destino de cada uno después de la guerra. La última parte de la película vuelve a la vida real con Traudl Junge hablando sobre los últimos días después de terminada la guerra y el regreso de la pesadilla.

Opens internal link in current windowLa verdad y la ficción


Director:

Oliver Hirschbiegel

Guión:

Bernd Eichinger, Joachim Fest

Elenco

Bruno Ganz .... Adolf Hitler
Alexandra Maria Lara .... Traudl Junge
Corinna Harfouch .... Magda Goebbels
Ulrich Matthes .... Joseph Goebbels
Juliane Köhler .... Eva Braun
Heino Ferch .... Albert Speer
Christian Berkel .... Prof. Dr. Ernst-Günter Schenck
Matthias Habich .... Prof. Dr. Werner Haase
Thomas Kretschmann .... SS-Gruppenführer Hermann Fegelein
Michael Mendl .... General der Artillerie Helmuth Weidling
André Hennicke .... SS-Brigadeführer Wilhelm Mohnke
Ulrich Noethen .... Reichsführer SS Heinrich Himmler
Birgit Minichmayr .... Gerda Christian
Rolf Kanies .... General der Infanterie Hans Krebs
Justus von Dohnanyi .... General der Infanterie Wilhelm Burgdorf


DVD

El Hundimiento -  (alemán con subtítulos en castellano).


Ver detalles en Amazon US/International

Blind Spot - Hitler's Secretary.  Traudl Junge.


Amazon

Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 15 diciembre/2013