Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Walt Disney

Walt Disney

Walter Elías Disney, nació en Chicago, EEUU, el 5 de diciembre de 1901, hijo de Elias y Flora Disney.  Tuvo un hermano llamado Roy.

Durante la Primera Guerra Mundial, Walter abandonó sus estudios a la edad de 16 años, para enlistarse en el ejército, pero fue rechazado por no alcanzar la edad mínima.   Decidió entonces enrolarse en la Cruz Roja y fue enviado a Francia como chofer de ambulancia y de oficiales de ese cuerpo humanitario.  Cuando regresó de la guerra, retomó los estudios por cortos períodos, en especial en escuelas de arte de Chicago y Kansas City, donde estudió en la Academia de Bellas Artes y trabajó como dibujante y caricaturista.  Fundo su primera empresa Laugh-O-Grams, pero en poco tiempo se fue a la bancarrota y decidió enrumbar sus pasos a la meca del cine en California.

Sus primeros dibujos animados los realizó en Hollywood en sociedad con su hermano Roy, realizando una serie sobre el "Conejo Oswaldo", en 1926 y "Mortimer" en 1927, que luego lo llamaría "Mickey Mouse".  En 1928 creó el "Vapor Willie" que en 1929 se convirtió en el primer dibujo animado sonoro.  Ese año le siguió otra de sus famosas creaciones, "La danza del esqueleto".

Realiza su primera obra a colores "Árboles y flores" (1932), que le hizo acreedor a su primer premio de la Academia.  Luego "Los tres cerditos" (1933); "El viejo molino" (1937) y "El patito feo" (1938).  Ese mismo año realizó su primera película de largometraje animado, "Blanca Nieves y los siete enanos".

Con el éxito de la película de Blancanieves, Walt y su hermano Roy llevaron a sus padres, Elias y Flora Disney, a Los Ángeles, donde ambos le compraron una casa.  Lamentablemente en la nueva casa su madre sufrió un accidente, debido al mal funcionamiento de la cocina de gas, que le ocasionó la muerte.  La dramática muerte de la madre de Walt y Roy, los marcó con un sentimiento de culpa por el resto de sus vidas.

Durante la guerra se usaron las obras de Disney como instrumento de propaganda para elevar la moral del pueblo estadounidense y crear un ambiente de simpatía por el esfuerzo de guerra de los Aliados.   A la par con sus películas de dibujos animados, que solían pasarse como preámbulo en las salas de cine, sus dibujos adornaron las proas de los aviones, fueron emblemas de unidades militares de todos los tipos y en forma de afiches, sus famosos dibujos se encontraban en las barracas de los soldados, al lado de las pinups de la época.

Los dibujos en forma de posters, eran creados para inspirar el patriotismo, elevando la moral de los militares y persuadiendo a los civiles a trabajar en pro del esfuerzo de guerra.  Las imágenes pedían a hombres y mujeres a realizar sacrificios en aras de la democracia y de los ideales estadounidenses.   Pero esos dibujos no solo eran vistos en EEUU, sino que recorrían toda América Latina, desde el Río Grande hasta la Tierra del Fuego, para persuadir a los latinoamericanos a mantener la cooperación con los Aliados.  Toda esa industria requería de inversiones millonarias, que el gobierno proveía en forma de subsidios y de enormes cantidades de recursos financieros.

Durante los años de guerra, filmó "Pinocho" (1939); "Fantasía" (1941) y "Dumbo" (1942) que es la primera producción donde se fusionan personajes reales y dibujos animados.  Luego hizo "Bambi" (1942) y "Los tres caballeros" (1944).  Todos los cortos de dibujos animados de esa época estaban basados en temas bélicos.  Son fáciles de recordar, los aviones DC-3, los acorazados, tanques y cañones que asumían el aspecto de figuras vivas.

Luego de la guerra en los años 50, Walt Disney realizó "La cenicienta" (1949); "Alicia en el país de las maravillas" (1951); "Peter Pan" (1952); "Zim Zim Bum Bum" (1954).  En 1955, Disney invirtió parte de lo que gano en el cine y por su trabajo en propaganda durante la guerra, 17 millones de dólares, abriendo un gigantesco parque de diversiones en Anaheim, California, el conocido Disneylandia.

Durante los años 50 y 60 filmó películas de aventuras como "El desierto vivo" (1953), "Los secretos de la vida" (1956), y también a comienzos de los cincuenta películas de aventuras con actores reales, como "La isla del tesoro" (1950), "Robin Hood" (1951), "El extraño caso de Wilby" (1959), "Un sabio en las nubes" (1961), y "Mary Poppins" (1964). 

Las películas de dibujos animados más destacadas de este periodo fueron "Peter Pan" (1953) y "El mago Merlín" (1963).  En esos años, Walt Disney Productions se dedicó a explotar la literatura infantil, que no fue una lectura privilegio de los niños sino, una forma de sano entretenimiento para los adultos también.   "La dama y el vagabundo" (1955); "La bella durmiente" (1959); "La noche de las narices frías" (1961) y "El libro de la selva" (1966).

En 1971 se acercó a Europa y la costa este de Sudamérica y al Caribe fundando Disneyland en Orlando, Florida.  Esa inversión fue multimillonaria pues a su alrededor se creó todo un complejo turístico, quizás el mayor de la costa del Atlántico.

En los años 90, filmó "Aladino" (1992), "El rey león" (1994), "Pocahontas" (1995) y "Toy Story" (1996).  Produjo también unas series para televisión, como "Davy Crockett", "El club Mickey" y "El Maravilloso mundo de Walt Disney".

Su empresa, Walt Disney Productions, produjo la serie para todo público "Aventuras de la vid real", cuyo ejemplo más representativo es "El desierto viviente" (1954), de James Algar y películas de argumento como "Veinte mil leguas de viaje submarino" (1954), de Richard Fleischer; "La gran pradera" (1954), y "Mary Poppins" (1964).

Disney recibió 31 veces el Oscar de la Academia, además de la Medalla Presidencial de la Libertad por su gran labor de propaganda durante la guerra y durante la paz también y diplomas de las universidades de Yale, California y Harvard.

Walt Disney, convertido en vida, en una legendaria figura del cine mundial, falleció en 1966 en Hollywood.


¿Negocio Subliminal?

Pero no todo es tan inocente como parece en el mundo de Disney, un complejo industrial que le significa a Estados Unidos y su gobierno miles de millones de dólares de ingresos que proceden de todo el mundo, incluyendo de los países más pobres, dineros que son utilizados para comprar conciencias y promover guerras que permitan mantener el status quo del mundo globalizado de hoy.

Princesas de Disney

Las princesas de Disney

No hay adulto en el mundo que no conozca los personajes de Disney, desde los clásicos Mickey Mouse, Minie, Pluto, Pato Donald y la Cenicienta, hasta los modernos caracteres como Ariel, Aurora, Pocahontas, Rapunzel, la Princesa Sofía, Jake, Rosetta, Fawn e Iridessa, por mencionar unos cuantos de los cientos de personajes que existen en los mágicos mundos de Disney. Claro está que para quienes tienen más de 40 años y no tienen hijos pequeños, probablemente sólo conozcan algunos de los nombres de los modernos figurines. Pero hay una particularidad, todos hemos conocido a los personajes de Disney desde cuando éramos niños de muy corta edad.

En los últimos años, numerosos investigadores han denunciado que detrás de los inocentes dibujos animados dirigidos a niños de todas las edades, incluyendo a menores de 5 años, hay toda una gama de mensajes subliminales que durante décadas han infestado las mentes de los niños y que en muchos casos, los han convertido en adultos con desviaciones psicológicas de toda índole. Basta ver la gama de personajes faranduleros, muchos de ellos grotescos y plagados de taras, para darnos cuenta que muchos son producto de los mensajes subliminales que, según los que investigan el asunto, están enfermando las mentes de los seres humanos.

Con una simple búsqueda en Internet se pueden encontrar cientos de textos , imágenes y videos con los que se comprueba la veracidad de las afirmaciones de esos investigadores. Pero, si prestamos atención en nuestro entorno, sobre todo si tenemos hijos pequeños, adolescentes y otros que ya pasaron esa etapa, podremos observar que muchos de sus comportamientos distan mucho de ser el ideal en una sociedad civilizada. Los niños de hoy tienen tendencias, desde las más inocentes, como una predilección por el color rosado o el azul, hasta una admiración casi sublime que los impulsa a sentirse que pertenecen al mundo mágico de Pocahontas o de Frozen.

Princesa

Versión "sexy" de la Princesa Snow White o Reina Grimhilde o simplemente la Malvada Reina, por Andrew Tasurov

Cuando los niños tiene muy corta edad, es decir menos de 4 años, la palabra mágica para lograr que hagan algo es mencionarles por ejemplo, a Mickey Mouse y cuando tienen de 4 a 8 años, no habrá niño encaprichado que no se doblegue si les mencionamos a la Princesa Sofía o Cinderella, si son niñas, y al Capitán América o Jake si son varones.

Todo esto les puede parecer una simpleza a los padres modernos, pero si se investiga un poco, sobre los mensajes subliminales del mundo de fantasía de Disney, nos quedaremos sorprendidos sobre la carga sexual, incluso contra natura y la enorme carga de violencia que se esconde detrás del maravilloso y cuasi inocente Mundo de Disney. Una simple búsqueda en Internet de imágenes y videos con las palabras "Disney subliminal" arrojan cientos de miles de páginas con pruebas que demuestran la veracidad de lo que existe detrás del negocio de Disney en el mundo y además del negocio pornográfico paralelo al mismo.


Publicado: 28 mayo/2004 -Actualizado: 28 agosto/2016