Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Himno Nacional de Gran Bretaña

Himno Nacional del Reino Unido, las Dependencias de la Corona y de los Territorios de Ultramar

Dios Salve al Rey, fue una canción patriótica que se cantó públicamente en 1745 y que fue reconocida oficialmente como Himno Nacional en Inglaterra a comienzos del Siglo XIX.  La letra y la música son de autores anónimos y proceden de antiguos versos y música del Siglo XVII.

Charles Edward Stuart ("El Joven Pretendiente") dispuesto a restaurar en el trono a su desterrado padre James Stuart ("El Viejo Pretendiente") después de varios intentos de llegar a Inglaterra desde Francia, arribó a Escocia en julio de 1745, pero sin la ayuda que él esperaba de los franceses.  Alzó en armas a los clanes seguidores del católico Rey James y al grito de "Por el Rey James y no a la unión" combatió y venció en Prestonpans, cerca a Edinburgo, aunque no de manera definitiva, al ejército del Rey George II, comandado por el General Sir John Cope.

En un arranque de fervor patriótico ante las noticias llegadas a Londres desde Prestonpans, que ponía en peligro el reino del Rey George II, el director de la banda del Teatro Real, señor Drury Lane, hizo un arreglo llamado 'God Save The King' (Dios Salve al Rey) para ser interpretado al terminar el concierto.  El éxito fue tremendo y a partir de ese momento, se repitió todas las noches.  La interpretación se convirtió en moda y pronto la costumbre de saludar al monarca con la canción, apenas ingresaba a un local público, se extendió a otras salas de teatro.

No existe una versión oficial autorizada del Himno Nacional Británico, porque los versos son un asunto de mera tradición.  Con los años se incorporaron nuevas estrofas, pero rara vez se cantan.  Los versos que se cantan son aquellos originales de 1745, cambiando la palabra King (Rey) o Queen (Reina), 'her' (su de ella) o 'him' (su de él), de acuerdo a las circunstancias.   En los acontecimientos oficiales sólo se canta la primera estrofa y ocasionalmente, se canta también, no la segunda, sino la tercera estrofa.

God Save The King (1939)

I
God save our gracious King!
Long live our noble King!
God save the King!
Send him victorious,
Happy and glorious,
Long to reign over us,
God save the King.

II
Scatter him enemies
And make them fall;
Confound their politics,
Frustrate their knavish tricks,
On Thee our hopes we fix,
Oh, save us all!

III
Thy choicest gifts in store
On him be pleased to pour;
Long may she reign;
May she defend our laws,
And ever give us cause
To sing with heart and voice,
God save the King!

IV
Not in this land alone,
But be God's mercies known,
From shore to shore!
Lord make the nations see,
That men should brothers be,
And form one family,
The wide world over

V
From every latent foe,
From the assassins blow,
God save the King!
O'er him thine arm extend,
For Britain's sake defend,
Our mother, prince, and friend,
God save the King!

Cuando en el siglo XVII los visitantes europeos escucharon en Gran Bretaña  el himno de los ingleses, reconocieron la conveniencia de tener una canción representativa de ese tipo y adoptaron la costumbre británica, pero no sólo eso, sino que también cantaban la canción británica.   Así lo hicieron Alemania, Suiza, Rusia y Estados Unidos, país que continuó cantando el himno inglés aún después de su independencia.  Las notas del himno británico han sido utilizadas en sus obras por unos 140 compositores reconocidos, incluyendo Beethoven, Hydn y Brahms.


Publicado: 19 mayo/2001 - Actualizado: 25 julio/2014