Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Churchill anuncia la rendición de Alemania
(texto original y traducción)

Winston Churchill anuncia la rendición de Alemania
(Sólo el audio del primero y el último párrafos de la alocución)

En el Parlamento Británico, Winston Churchill anuncia la rendición incondicional de Alemania, después de seis años de guerra.

Texto Original

¶ Yesterday morning, at 2:41 a.m., at General Eisenhower's headquarter, General Jodl the representative of the German High Command and of Grand Admiral Dönitz, the designated head of the German State, signed the Act of unconditional surrender of all German land. sea and air forces in Europe to the Allied Expeditionary Force, and simultaneously to the Soviet High Command. ¶

...

General Bedell Smith, Chief of Staff of the Allied Expeditionary Force, and General Francois Sevez signed the document on behalf of the Supreme Commander of the Allied Expeditionary Force, and General Susloparov signed on behalf of the Russian High Command.

To-day this agreement will be ratified and confirmed at Berlin, where Air Chief Marshal Tedder, Deputy Supreme Commander of the Allied Expeditionary Force, and General de Lattre de Tassigny will sign on behalf of General Eisenhower. Marshal Zhukov will sign on behalf of the Soviet High Command. The German representatives will be Field-Marshal Keitel, Chief of the High Command, and the Commanders-in- Chief of the German Army, Navy, and Air Forces.

Hostilities will end officially at one minute after midnight to-night (Tuesday, May 8), but in the interests of saving lives the "Cease fire" began yesterday to be sounded all along the front, and our dear Channel Islands are also to be freed to-day.

The Germans are still in places resisting the Russian troops, but should they continue to do so after midnight they will, of course, deprive themselves of the protection of the laws of war, and will be attacked from all quarters by the Allied troops. It is not surprising that on such long fronts and in the existing disorder of the enemy the orders of the German High Command should not in every case be obeyed immediately. This does not, in our opinion, with the best military advice at our disposal, constitute any reason for withholding from the nation the facts communicated to us by General Eisenhower of the unconditional surrender already signed at Rheims, nor should it prevent us from celebrating to-day and to-morrow (Wednesday) as Victory in Europe days.

To-day, perhaps, we shall think mostly of ourselves. To-morrow we shall pay a particular tribute to our Russian comrades, whose prowess in the field has been one of the grand contributions to the general victory.

The German war is therefore at an end. After years of intense preparation, Germany hurled herself on Poland at the beginning of September, 1939; and, in pursuance of our guarantee to Poland and in agreement with the French Republic, Great Britain, the British Empire and Commonwealth of Nations, declared war upon this foAul aggression. After gallant France had been struck down we, from this Island and from our united Empire, maintained the struggle single-handed for a whole year until we were joined by the military might of Soviet Russia, and later by the overwhelming power and resources of the United States of America.

Finally almost the whole world was combined against the evil-doers, who are now prostrate before us. Our gratitude to our splendid Allies goes forth from all our hearts in this Island and throughout the British Empire.

...

¶ We may allow us though a brief period of rejoicing. But let us not forget for a moment the toils and efforts that lie ahead. Japan, with all her treachery and greed, remains unsubdued. The injures he has inflicted upon Great Britain, the United States and other countries, and her detestable cruelties call for justice and retribution. We must now devote all our strenght and resources to the completion of our task both at home and abroad.

Advance Bretagna! Long live the cause of freedom! God save the King! ¶

Texto traducido

¶ Ayer en la mañana, a las 2:45 a.m., en el Cuartel General del General Eisenhower, el General Jodl, representante del Alto Mando Alemán y del Gran Almirante Dönitz, designado jefe del Estado Alemán, firmó el Acta de Rendición Incondicional de todas las fuerzas alemanas de tierra, mar y aire en Europa a la Fuerza Expedicionaria Aliada y simultáneamente al Alto Mando Soviético. ¶

El General Bedell Smith, Jefe del Estado Mayor del Fuerza Expedicionaria Aliada, y el General Francois Sevez firmaron el documento en nombre del Comandante Supremo de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas, y el General Susloparov firmó en nombre del Alto Mando Ruso.

Hoy, este acuerdo será ratificado y confirmado en Berlín, donde el Mariscal en Jefe del Aire, Comandante Supremo Encargado de la Fuerza Expedicionaria Aliada y el General Lattre de Tassigny firmarán a nombre del General Eisenhower. El Mariscal Zhukov firmará en nombre del Alto Mando Soviético. Los representantes alemanes serán el mariscal de Campo Keitel, Jefe del Alto Mando y los Comandantes en Jefe del Ejército, la Marina y la Aviación.

Las hostilidades finalizarán oficialmente un minuto después de la medianoche de hoy (martes 8 de mayo), pero en el interés de salvar vidas el cese al fuego comenzó ayer y resonó a lo largo de todo el frente, y nuestras queridas Islas del Canal serán liberadas hoy día.

Los alemanes todavía están resistiendo a las tropas rusas, pero si continúan haciéndolo después de medianoche serán, por supuesto, privados de la protección de las leyes de la guerra, y serán atacados de todos lados por las tropas Aliadas. No es de sorprender que en tan amplios frentes y con el desorden que existe entre el enemigo, las órdenes del Alto Mando Alemán no sean obedecidas inmediatamente. En nuestra opinión y con el mejor aconsejamiento militar que disponemos, esto no constituirá ninguna razón para ocultarle a la nación los hechos comunicados por el General Eisenhower sobre la rendición incondicional ya firmada en Reims, ni nos privará de celebrar hoy día y mañana (miércoles) los días de la Victoria en Europa.

Hoy día, posiblemente, pensaremos más en nosotros mismos. Mañana, les brindaremos un tributo particular a nuestros camaradas rusos, cuya gesta en el campo ha sido una de las grandes contribuciones para la victoria global.

La guerra alemana por tanto ha terminado. Después de años de intensa preparación, Alemania se lanzó sobre Polonia a comienzos de setiembre de 1939; y en cumplimiento de nuestra garantía a Polonia y de acuerdo con la República Francesa, la Gran Bretaña, el Imperio Británico y la Mancomunidad de Naciones, declararon la guerra contra esta flagrante agresión. Después que la galante Francia fue golpeada nosotros, desde esta isla y desde nuestro Imperio unido, mantuvimos la lucha a mano limpia durante todo un año hasta que se nos unió el poder militar de la Rusia Soviética, y más tarde por el abrumador poder y recursos de los Estados Unidos de América.

Finalmente casi todo el mundo se unió contra los perversos, que ahora están postrados ante nosotros. De todos nuestros corazones, desde nuestra Isla y desde todo el Imperio Británico, brota la gratitud a nuestros espléndidos Aliados.

¶ Sin embargo, podemos permitirnos ahora un breve período de regocijo. Pero no olvidemos por un momento las dificultades y los esfuerzos que se nos presentarán. El Japón, con toda su alevosía y codicia, se mantiene indomado. Las heridas que le ha infringido a Gran Bretaña, a los Estados Unidos y a otras naciones, y su detestable crueldad clama por justicia y retribuciones. Ahora debemos dedicar todo nuestro esfuerzo y recursos para completar nuestra tarea tanto en casa como en el exterior.

¡Adelante Bretaña! ¡Larga vida a la causa de la libertad! ¡Dios salve al Rey! ¶


Publicado: 24 febrero/2005