Batallas memorables...

Ataque a Dutch Harbor [Aleutianas] (2-6-1942)

Las Islas Aleutianas son un archipiélago cuyas islas de formación volcánica están situadas al sudoeste de Alaska y tienen una extensión de 37.800 Km2.  Las principales son Unalaska, Unmak, Unimak y Andreanof, pero para efectos militares en 1942 las que tenían mayor valor estratégico eran Kiska y Attu.  La Isla de Attu se encuentra en el extremo del archipiélago y Kiska un poco más al este, pero ambas son apropiadas para ser usadas como bases navales y aéreas y están próximas a territorio soviético y al Japón.

Mapa de las Aleutianas

Ataque a Dutch Harbor

El 2 de junio de 1942, a las 5:55AM, los japoneses invadieron las Aleutianas como un ataque de diversión para enmascarar el verdadero objetivo que era Midway.  El primer ataque fue a Fort Mears.  Al día siguiente fue atacado Dutch Harbor que fue bombardeado por los japoneses mientras desembarcaban tropas en Kiska y Attu.  Pero, el ataque a las Aleutianas no fue un señuelo para los estadounidenses, porque habían descubierto la clave japonesa y pudieron conocer de antemano que trataban de llevarlos a las heladas aguas árticas solamente como distracción, cuando el verdadero objetivo era Midway.  Los ataques fueron repelidos en Dutch Harbor pero los bombardeos causaron muchos daños y algunos aviones estadounidenses fueron derribados, la mayoría P-40 y 4 Catalinas.  Ninguna nave japonesa fue hundida, pero en general no hubo grandes perdidas materiales en ambos bandos.

Dutch Harbor después de un bombardeo japonés
Bombardeo de Dutch harbor

Operación "AL"

El día 5 de junio, veinte buques al mando del vicealmirante Hosogaya Boshiro dela 5ª Flota japonesa conformada por los cruceros ligeros Kiso y Tama, tres destructores, tres corvetas, tres barreminas y cuatro transportes desembarcó una fuerza de invasión de 5 mil hombres al mando del contralmirante Omori Sentaro en Attu.  No encontró oposición.

Attu cayó en manos japonesas sin oposición

Los japoneses en Attu

El día 7 de junio, el contralmirante Ono Takeji al mando de otra fuerza de 5 mil hombres desembarcó en la isla Kiska, también sin oposición, estableciendo una base con una pista de aterrizaje.

Las islas Aleutianas permanecieron ocupadas por los japoneses en previsión a un ataque estadounidense porque podían ser usadas para atacar el Japón o servir de puente con Rusia.  Pero el problema en ese archipiélago son las severas condiciones climatológicas, de hecho las islas son inhóspitas y por tanto se puede decir que eran defendidas, más por el clima, que por las fuerzas japonesas.  Las operaciones aéreas tanto para las fuerzas japonesas como para los estadounidenses, resultaban restringidas por las nieblas y los vientos huracanados.  En esa área, durante los primeros 6 meses de la campaña, EE.UU. perdió 72 aviones, de los cuáles sólo el 15% fue destruido por el enemigo.

Operación Fireplace

Después de que estas islas estuvieron casi un año en poder de los japoneses, las operaciones se limitaron a hostilizar y aislar al enemigo, con la aviación y los submarinos que permanecían en la zona a la caza de los barcos que llegaban con suministros.  En agosto de 1942 una fuerza de cruceros y destructores de los EE.UU. bombardeó por vez primera las instalaciones japonesas de Kiska.  El 3 de agosto de 1942, mediante la Operación Fireplace, los estadounidenses ocuparon Adak y Amchitka, que se encuentra a unas 65 millas al este de Kiska.  En ellas construyeron, en tiempo récord, pistas de aviación para que los aparatos de combate pudiesen acompañar a los bombarderos en reiterados ataques que pronto restringieron todas las comunicaciones de superficie de Kiska con el Japón.

Base en Adak

Base estadounidense en Adak. 
En primer plano la pista de aterrizaje

El contralmirante Charles H. McMorris, a fin de aislar a Attu, la isla más occidental, la bombardeó a mediados de febrero de 1943.  Patrullando con su grupo de cruceros y destructores hundió un transporte con municiones, mientras la escolta japonesa escapó hacia la base japonesa de Paramushiro, en las Kuriles del Norte.  Al tratar el vicealmirante Boshiro Hosogaya de reabastecer nuevamente a Attu, lo interceptaron dos cruceros y cuatro destructores del grupo de McMorris y se trabó la batalla de Komandorski (Islas Rusas), la última batalla clásica diurna entre fuerzas de superficie.

Militarmente, las islas tenían poco valor estratégico, pero para los estadounidenses era cuestión de honor el recuperarlas por medio de las armas, en vez de esperar a que fueran abandonadas por los japoneses.  Por esa razón en 1943 se hicieron los planes de invasión.  El alto mando combinado de estados mayores deseaba poder situar aviones en Siberia para el caso de que Rusia se uniera a la guerra contra el Japón.  Kinkaid ordenó patrullas de exploración y los reconocimientos le convencieron de que podía atacar Attu sin necesidad de tomar Kiska primero.


Publicado: 2 abril/2004






Principal


Últimos Temas o Actualizaciones



Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido